_
_
_
_
Reportaje:

Poesía para salvar al mundo

La lírica teatral de la portuguesa Judite da Silva complementa en la Alhambra el proyecto 'Transmissions', de Pires

Un viejo que ha perdido toda la ilusión por mantenerse con vida es seducido por un ángel y por la muerte en una extraña suerte de conquista. Finalmente, como si fueran las sirenas a las que Ulises escuchó atado a un mástil, la belleza de la dama negra gana el amor del hombre, con el que cruza una puerta que encierra el enigma eterno. Podría tratarse de una tragedia griega, pero la obra de la portuguesa Judite da Silva Gameiro constituye en realidad toda una reivindicación de la poética social. "En este mundo tan lleno de incertidumbres sólo la poesía es útil, sólo ella hace posible la transmisión", dice.

El espectáculo Las alas del destino, que desde el pasado miércoles se representa en la Alhambra de Granada, parte de la sencillez y de una visión del arte como componente ideológico. En palabras de Da Silva, creadora de todo el proyecto, "lo que se toca entre las artes, entre las personas y los sentimientos, es capaz de crear una transmisión que influye a través del testimonio. Nosotros estamos creando el testimonio de una época, un tiempo de sentimientos cerrados por la imposición de las apariencias".

"Llegará un día en que sólo importará la verdad y la pureza", dice la artista lusa

Caras de sorpresa, incredulidad y emoción se cruzaron en el Patio del Aljibe del monumento cuando, de camino a la Alcazaba, los turistas se encontraron con el espectáculo. El resultado: un público que poco a poco se hizo más numeroso atraído por la obra poético-teatral. La imagen de un anciano, con un fuerte parecido a la idea figurativa de Don Quijote, que espera en una silla la llegada de un final que le libre de su sufrimiento sirvió de apertura. La historia, que pudiera parecer totalmente alegórica, parte de una experiencia real. "El rostro de mi padre muerto, después de tanto sufrimiento y tantos golpes de la vida, permanece en mi recuerdo con una mueca de consuelo", afirma.

Sencillo hasta la rareza y sincero hasta el sonrojo, el proyecto de la artista portuguesa parte de una filosofía vital llena de optimismo. "Llegará un día en el que nos planteemos las cosas que pudimos hacer y entonces sólo importarán la verdad y la pureza", añade. La alas del destino, que representará de nuevo la compañía lusa TeatroKa esta tarde y mañana frente al Palacio de Carlos V (18.00), tiene ya trayectoria internacional. Durante el último Festival Iberoamericano de Bogotá (Colombia) más de 6.000 personas presenciaron el espectáculo, que se repitió hasta en seis ocasiones.

En una de las múltiples representaciones en Portugal, la pianista María João Pires quedó impresionada por su capacidad de producir imágenes. "Recibí la invitación de María Joao y la acepté encantada. Haber podido encontrarme aquí en Granada con ella es toda una satisfacción", confesó el pasado jueves la creadora, en un portugués capaz de seducir a las piedras.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El proyecto Transmissions, cuyo estreno mundial se sigue representando hasta mañana en el Palacio de Carlos V (a las 21.45), no sólo se ha rodeado del espectáculo de Da Silva. Una serie de talleres de expresión corporal y musical complementan la iniciativa con el objetivo de transmitir la filosofía con la que João Pires creó en 1999 el Centro para Estudios de las Artes de Belgais (Portugal), que cuenta con una sede en Salamanca.

Cada tarde, el músico viajero Dominique Bertrand ofrece un taller por los palacios de la Alhambra que ayuda a comprender el concepto de canto armónico. "No sólo los instrumentos producen sonidos; el mundo entero está lleno de sonidos que nos acompañan". Bertrand, que ha recorrido medio planeta descubriendo y estudiando singulares instrumentos, hace de guía para profundizar en "el arte de la escucha", concepto en el que ha trabajado con psicólogos y psicoanalistas que define las virtudes terapéuticas de la música. Este trabajo, que ha presentado en la Sorbona de París y en países como México o Canadá, se ha desarrollado de manera paralela a su carrera artística, centrada en la poesía, el teatro, la danza y el cuento. "Elegimos la Alhambra para estrenar Transmissions por muchas razones, pero para mí, la principal es que en este lugar han convivido diferentes culturas. En esta ciudad se ha alcanzado el máximo desarrollo occidental, lográndose una transmisión única en el mundo", concluyó el músico.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_