Sánchez Monteseirín presenta a PP y PA un pacto por "el bien de Sevilla"

Los portavoces de la oposición rechazan firmar el documento

El alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, propuso ayer a los portavoces de PA y PP un "pacto cívico por el bien de la ciudad". El documento pretende mejorar las relaciones entre los partidos, retomar la Junta de Portavoces y dar una imagen moderna de la capital andaluza, entre otros objetivos. Los grupos opositores anunciaron que no firmarán el texto, pero sí dialogarán sobre puntos concretos.

El alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, se reunió ayer con los portavoces en el Ayuntamiento del PP, Jaime Raynaud, y del PA, Agustín Villar, para exponerles un código deontológico "por el bien de Sevilla". El objetivo es reabrir el diálogo entre los grupos.

Este "pacto cívico" expone la necesidad de "mejorar las formas" entre el Gobierno municipal y la oposición. El documento propone revisar el papel de la Junta de Portavoces; apostar por una "segunda modernización de la ciudad"; lograr un consenso en la representación institucional fuera de Sevilla y evitar "actitudes xenófobas y racistas".

El texto afronta, además, temas como el transporte público, la sequía, la fusión de las cajas San Fernando y El Monte, el desarrollo de los nuevos distritos o la importancia del futuro Consejo Social.

El concejal de Presidencia, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, destacó que este "borrador" podía modificarse a través de enmiendas o correcciones. Celis recordó la posibilidad de crear grupos de trabajo específicos para abordar cada uno de los temas del pacto.

El edil reconoció que el ambiente de la reunión, que duró aproximadamente una hora, fue "cordial". Los grupos de la oposición anunciaron que no firmarán el documento, aunque sí están dispuestos a dialogar sobre puntos concretos del mismo.

El portavoz del PP, Jaime Raynaud, estuvo de acuerdo en lo referente a adoptar actitudes "rigurosas e inalterables" frente a terceros y en la necesidad de recuperar la Junta de Portavoces. Raynaud criticó la falta de coherencia por la inversión del Gobierno municipal en las obras del metro: "En tiempos del PP se exigían los 219 millones de euros y ahora no", se quejó. También tildó como "sumisa" la actuación del Consistorio ante los gobiernos central y regional.

El portavoz popular anunció, por otro lado, que en el próximo pleno pedirá el mantenimiento en su ubicación actual del Equipo Quirúrgico Municipal, que pasará a ser gestionado por el Servicio Andaluz de Salud, debido a "la excelente labor" que realizan sus más de 100 empleados.

El portavoz del Partido Andalucista, Agustín Villar, criticó el pacto por su "vaguedad" y por ser, a su juicio, una "cortina de humo" para esconder los problemas reales de la ciudad. "La intención del alcalde es que la oposición renuncie a su labor de control", opinó el portavoz. Villar advirtió que si Monteseirín fuese "más reivindicativo", el grupo andalucista "no dudaría en estar a su lado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0031, 31 de agosto de 2005.

Lo más visto en...

Top 50