Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Aragoneses sufre un mal testicular

El guardameta del Elche, ex del Getafe y del Atlético, padece una "alteración anatómica" que le aparta del fútbol para ser tratado

Sergio Aragoneses, portero del Elche y ex del Getafe y del Atlético, sufre "una alteración anatómica testicular", según afirmaron ayer los médicos del club alicantino, que le obliga a dejar momentáneamente la práctica del fútbol y a ser sometido a un tratamiento para su recuperación. Juan Manuel Gutiérrez, jefe de los servicios médicos del Elche, explicó que el guardameta, de 28 años, será sometido a más pruebas médicas en los próximos días para confirmar el diagnóstico, un tumor en los testículos, la misma dolencia que antes sufrieron Penev, Molina, Jurado y Roa.

Aragoneses, introvertido y distante, evitó cualquier declaración y, según el Elche, conserva el derecho a divulgar o no su enfermedad. El jugador fue presentado el pasado miércoles por el conjunto ilicitano, que detectó su dolencia en los testículos durante unas pruebas médicas. Pese a su baja, el secretario técnico, Patxi Iru, anunció que el club no contratará a otro portero y que mantendrá la ficha a Aragoneses. Precisamente, el meta gallego fue fichado para suplir a Caballero, que pidió abandonar el equipo para viajar a Argentina con su hija, enferma de un tumor en los ojos.

"Confiamos en que Aragoneses esté recuperado en dos meses. Le daremos todo nuestro apoyo, aunque sea un tema desagradable", dijo el presidente del Elche, Ramón Sánchez. El portero no fue convocado para el primer partido de la Liga, el domingo pasado contra el Eibar, lo que desató las especulaciones sobre su estado de salud. Ayer el club confirmó su baja por la enfermedad testicular.

Hasta su fichaje por el Elche, Aragoneses jugó en el Celta B, Pontevedra, Tenerife, Getafe y Atlético. El meta disputó la mitad de la temporada 2003-2004 en el Getafe, en el que coincidió con Josu Uribe, actual preparador del Elche, el curso en que el equipo ascendió a Primera. En el mercado de invierno llegó al Atlético, en el que disputó 14 partidos como titular pese a un estreno poco brillante: recibió tres goles en Mestalla ante el Valencia.

El curso pasado regresó al Getafe en enero como cedido, después de ser suspendido dos días de empleo y sueldo en el Atlético por llegar tarde a un entrenamiento y de ser engullido por los vaivenes en la portería del Calderón: Toni, Esteban, Burgos, Juanma y Sergio Sánchez se alternaron en dos años. En el Getafe combinó los partidos correctos con graves fallos, como un lanzamiento de falta de Assunção que no atrapó. Uribe solicitó su fichaje por el Elche y ha descartado que el club, que cuenta con el meta Unanua, fiche a otro portero. Aragoneses ofreció incluso la posibilidad de rescindir su vinculación por su baja, opción descartada por la entidad. "Tenemos que ayudar a la persona lo máximo posible", afirmó Uribe. "Sergio afronta esta situación con gran entereza y frialdad", añadió su representante, Pedro Bravo.

Una "coincidencia" entre los porteros

Las enfermedades testiculares se han sucedido en los últimos años entre los porteros. Molina, Roa y, ahora, Aragoneses han abandonado momentáneamente el fútbol por el mismo motivo.

Según Hernán Cortés, oncólogo del hospital 12 de Octubre, de Madrid, se trata simplemente de una casualidad. "Es una coincidencia que este tipo de dolencias se dé más en los porteros. Es una enfermedad congénita, que está en el cuerpo desde que se nace y luego se desarrolla. Por eso son curables. Creo que no tiene nada que ver con la posición en la que juegan y con el hecho de que reciban más balonazos que el resto de los jugadores", afirma.

"Lo que sí es habitual es que se detecte en gente joven, en la que se desarrolla más", añade.

Molina, portero del Deportivo, permaneció poco más de tres meses sin poder entrenarse. Roa, en cambio, estuvo de baja diez meses. En principio, el Elche estima en ocho semanas el plazo mínimo de recuperación de Aragoneses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de agosto de 2005

Más información