Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CULTURA Y ESPECTÁCULOS

El hombre de las dos caras

No todo es imaginación inmensurable y buenas intenciones en la biografía de Walt Disney. Se llevó a la tumba un oscuro pasado que con los años salió a la luz y derrumbó su imagen candorosa. El biógrafo Marc Eliot publicó en 1993 Walt Disney: el príncipe negro de Hollywood, en el que afirmaba, amparándose en 570 páginas originales

del FBI, que Disney entregaba a la agencia informaciones sobre personalidades de Hollywood sospechosas de ser simpatizantes comunistas. Además, el libro afirma que tenía problemas con el alcohol y que no era feliz en su matrimonio con su colaboradora Lilian Bounds, con la que tuvo dos hijos.

Disney nació en Chicago en 1901, participó como camillero en la I Guerra Mundial y a su vuelta creó con su hermano Roy un estudio de dibujos animados. Mickey Mouse protagonizó su primera película sonora en 1928, a la que siguieron Pluto, Goofy y Donald. Su primer Oscar llegó en 1932 con Árboles y flores, y llegaría a recibir 29 estatuillas por filmes como Blancanieves y los siete enanitos (su primer largometraje), Bambi, Dumbo o La Cenicienta (1950), un gran éxito que inició un desenfrenado merchandising. Sus personajes empezaron a aparecer en productos de consumo.

Disney era una máquina de hacer dinero -La bella durmiente, Peter Pan o Mary Poppins- y en 1955 abrió el primer Disneylandia en California. Once años más tarde murió víctima de un cáncer y Roy, siguiendo sus pasos, inauguró el segundo parque en Florida. ¿Su escena favorita?: "Cuando Cenicienta obtiene el vestido para ir al baile".-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de agosto de 2005