Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las esperadas lluvias llegan acompañadas de granizo y hacen caer las temperaturas

La tormentas provocaron las mayores retenciones de tráfico en La Jonquera y Constantí

Las previsiones se cumplieron y fuertes tormentas, acompañadas a veces de granizo, descargaron en parte de Cataluña e hicieron caer las temperaturas. Las más fuertes se registraron en Sant Joan de Les Abadesses (Ripollès), donde cayeron 61 litros por metros cuadrado, en Santa Pau (Garrotxa), con 55 litros y en Llagostera (Gironès), con 40 litros. En la ciudad de Girona cayó una fuerte granizada y en el Maresme las lluvias ocasionaron problemas de tráfico. Hubo retenciones en La Jonquera (Alt Empordà) y Constantí (Tarragonès) y los bomberos tuvieron que realizar numerosos servicios.

En el Maresme, las lluvias obligaron a los bomberos a efectuar más de 20 salidas en las poblaciones de Malgrat de Mar, Santa Susanna y Pineda de Mar principalmente, según fuentes de los Bomberos de la Generalitat. Entre las salidas más destacadas se encuentra un aviso en un hotel de Malgrat de Mar, Mar i Pins, por la caída de un rayo que pudo agrietar una chimenea. El resto de salidas que se llevaron a cabo respondían a avisos por inundaciones en locales, subterráneos y cámpings. También tuvieron que rescatar a personas atrapadas en sus vehículos, como sucedió en Santa Susanna, donde un hombre quedó atrapado en su coche, que se hallaba en un subterráneo, informa Noelia Vida.

El tránsito por la N-II también se vio afectado. La circulación de vehículos por esta vía estuvo cortada por inundaciones de la vía a la altura de Pineda de Mar y Malgrat de Mar. En Santa Susanna, los coches circulaban por los laterales porque el centro de la calzada estaba inundado. A última hora de la tarde, el tránsito ya se había restablecido.

Desprendimiento sin heridos

En Girona, una intensa lluvia de granizo que descargó con fuerza a partir de las 16.40 sobre la ciudad obligó a los bomberos a realizar más de una docena de salidas para bombear el agua de bajos y sótanos. La tormenta también originó el desprendimiento de un techo en el centro comercial Espai Gironès de Salt, informa Gerad Bagué. El incidente se produjo hacia las 17.00 horas, en un momento de máxima afluencia de visitantes. Fuentes de la Policía Local del municipio informaron de que no se produjo ningún herido y que los bomberos comprobaron posteriormente que la estructura era segura.

Algunas calles de Girona también quedaron inundadas y debieron ser cortadas al tráfico. La intensa lluvia afectó al Museo de Arte de la ciudad, en el casco antiguo. Los bomberos recibieron el aviso del centro museístico a las 17.20 y desplazaron al lugar un camión para bombear del suelo un palmo de agua. La inundación causó alarma en un primer momento por el valor de las piezas que se guardan en el centro.

La intensidad del pedrizo, que en algún momento adquirió el tamaño de una garbanzo, hizo que algunos vecinos llamaran alarmados a los bomberos al temer que se rompieran sus ventanas. El granizo llegó a agujerear algunos toldos. Durante el episodio de granizo, los bomberos recibieron en Girona más de un centenar de llamadas.

En el conjunto de las comarcas de Girona, los bomberos realizaron un total de ocho salidas, en municipios como Anglès, Santa Coloma de Farners, Sant Feliu de Guíxols o Platja d'Aro.

La tormenta también llegó a la ciudad de Barcelona, aunque en este caso descargó con poca fuerza a media tarde.

Avión desviado a El Prat

La lluvia también ocasionó complicaciones en la red viaria catalana, donde la falta de visibilidad y algunos accidentes provocaron retenciones importantes en autopistas como la AP-7, donde se produjeron unos ocho kilómetros de cola en La Jonquera y otros 10 en Constantí. También en la A-2 y en la C-16, a su paso por la localidad de Pont de Molins (Alt Empordà) y Puig-reig (Berguedà), respectivamente, según el Servicio Catalán de Tráfico (SCT).

La fuertes descargas de agua obligaron a desviar al aeropuerto de El Prat un avión procedente de Bruselas y con destino al aeropuerto de Girona-Costa Brava, según Europa Press. El avión, de la compañía Thomas Cook, aterrizó en el aeropuerto de El Prat a las 17.20 horas y al cabo de 45 minutos despegó nuevamente con destino a Girona.

Persiste el riesgo de incendio en algunas zonas

El consejero de Medio Ambiente y Vivienda de la Generalitat, Salvador Milà, manifestó ayer que no se da por cerrada la campaña de incendios forestales de este año aunque en las últimas semanas se haya reducido el número de incendios en Cataluña. En declaraciones a Europa Press, Milà atribuyó esta reducción a la "sensibilización" de la ciudadanía y a las "medidas de prevención" llevadas a cabo por el Gobierno catalán, "después de un principio de temporada que empezó muy pronto por la sequía y que fue muy alarmante". El consejero, que hizo estas manifestaciones en Cornudella de Montsant (Priorat), donde inauguró un centro de información medioambiental, advirtió, sin embargo, de que no hay que confiarse porque "aún hay territorios con riesgo muy alto de incendio forestal" y zonas afectadas "por la sequía y el viento". Asimismo, recordó que las lluvias no han ayudado a remitir la situación de sequía y agregó que se está trabajando en el litoral y las rieras para evitar inundaciones como las de ayer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de agosto de 2005

Más información