Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo de Seguridad Nuclear termina las inspecciones en Vandellòs II

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) concluyó el pasado viernes las inspecciones en la central Vandellòs II, cuyo reactor está parado desde el pasado 16 de marzo. Esta situación de desconexión de la red, la más larga de la historia de una central española, se debe a unas deficiencias en el sistema de refrigeración de la planta que generaron la apertura de varias comparecencias ante la comisión de Industria del Congreso. Estas comparecencias, a su vez, terminaron con el cese de la plana mayor de la dirección de Vandellòs II y con el anuncio del Gobierno de una reforma a fondo del CSN. El incidente en el sistema de refrigeración, advertido en la primavera de 2004, pero latente desde principios de la década de los años noventa, ha supuesto el suceso más grave en una planta nuclear estatal desde el cierre de la vecina Vandellòs I en 1989.

La reanudación de la actividad en Vandellòs II está condicionada a que el CSN considere correctas las modificaciones que se han realizado desde marzo en la instalación; fuentes de la central nuclear aseguraron que esto podría ser cuestión de días.

La central ha recargado ya el combustible y se encuentra prácticamente en estado de volver a conectarse a la red. Durante esta recarga la central aprovecha para realizar tareas de mantenimiento, y durante una de ellas, en los generadores de vapor, se produjo el sábado una situación que Vandellòs II está obligada a notificar al CSN, aunque este organismo calificó el incidente en el nivel más bajo de la escala internacional. La central vació el agua de los generadores para tratarla y luego volverla a introducir. El suceso ocurrió cuando el generador se quedó sin agua.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de agosto de 2005