Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cuando soy buena soy mejor | CULTURA Y ESPECTÁCULOS

Está Tuto? Está como está

Me he metido en Google para confirmar una tesis que estoy esbozando sobre atuendos de mujeres en estado de buena esperanza y, no se lo van a creer (o sí), pero ha sido teclear "embarazadas famosas" y me han salido cuatro mil y pico sitios espeluznantes. Sólo en la primera página había una lista con ofertas de Sexo de Famosas Gratis, Folladas Homosexuales, Porno Gratis, Tetadas y Zoofilia, y ¡Maduras! ¡Fotos de Maduras! ¿Qué entenderán algunos por Famosas? Lo de qué entenderán por Embarazadas no voy ni a comentarlo. Pienso que el FBI debería tomar cartas en el asunto. Claro que corren el riesgo de toparse con imágenes de su legendario y ya difunto director de cuando la guerra fría, Edward J. Hoover (le correspondería el sector Maduras, desde luego). El problema de Internet no lo soluciona ninguna Patriot Act, del mismo modo que el problema del planeta con George W. Bush no lo pueden controlar ni los nueve médicos que, reunidos para mirarle el cutis, han acabado recetándole un sombrero para el sol implacable. Cuánto más lógico habría sido que le prescribieran una nueva política medioambiental.

Le pregunté por las blusas premamá que luce doña Letizia. Y me dijo: 'Me ha sorprendido que se vista tan a la antigua'

Ya estamos aquí, esto es agosto. Cada año (éste es el tercero con la guerra de Irak; el segundo sin Quien Ya Saben en la Moncloa) se pone más difícil entretenerles a ustedes. ¿Cómo competir con esta especie de precuela de Días extraños más Blade Runner en que se ha convertido la realidad? ¿Quién puede emular la imaginación, la maldad, la pirotecnia cotidianas? Yo quería encabezar esta sección con un sutil "Cuando soy buena soy peor" que homenajeara a Mae West, pero un malentendido telefónico, o quizá una suplantación de mi propia voz por mí misma, me condujo a este callejón sin salida de la bondad a ultranza. Para empezar, permítanme que aproveche esta oportunidad que me brinda el periódico para tranquilizar a todas mis amistades de países lejanos, que creen que Estatut es otro barrio barcelonés que se nos ha rajado bajo las rajas (soy buena pero no tengo por qué ser fina), y que hemos resultado contusos. No, amigos míos, Estatut no es un distrito sino un estado del almanaque, y las sirenas de ambulancia que escucho desde mi estudio no rasgan el velo de la mañana barcelonesa (puedo ser buena y puedo ser ordinaria y, además, puedo ser cursi) abriendo el paso a los estatufrénicos, sino a simples víctimas del precocinado pollo. Que en el fondo es lo mismo, aunque la salmonella te la curan, si te pillan a tiempo.

Sin embargo, quiero subrayar el hecho de que, gracias al Estatut, al antagonismo que despierta y a que la culpa es de ZP, está cuajando en el Partido Popular la joven promesa Soraya Sáez de Santamaría (en adelante, SSdS). Desde su cargo como Secretaria para Asuntos Autonómicos se dirige hacia su plena sazón como mujer y como política, digna émula de Acebes; y no me extrañaría que, en cuestión de meses, tuviéramos en ella (a nivel líder de opinión) a una digna sucesora de la llorada Ana Mato, en versión más Tous que Loewe, no desprovista de ese encanto de alférez provisional que a ambas adorna y viste.

Pero no voy a perder el hilo. Estaba con una de mis banales tesis, que se me ocurrió mientras charlaba con mi ameno ginecólogo. Mi ginecólogo tiene que ser ameno: de lo contrario se detendría a pensar en lo que está haciendo mientras habla. El caso es que le pregunté qué opinaba de las blusas premamá que luce doña Letizia, mujer de probada elegancia en todas las otras ocasiones. Y él, sin dejar de hablar, me dijo: "Me ha sorprendido que se vista tan a la antigua". "Seguro que Ella no es responsable, la culpa es del Protocolo. En los palacios, al menos en lo que se refiere a modas, van cuatro o cinco copas por detrás de los seres humanos", le expliqué. Y añadí: "No alcanzo ni a suponer qué se hubiera puesto, de no haber resultado providencialmente estéril, nuestra Fabiola de Bélgica. Fíjate en esas madres libres de Reales Deberes: Madonna, Julia Roberts... estaban guapísimas". Y es verdad, porque pocas veces he visto más justificado que las chicas guapas lleven la barriga al aire que cuando gestan. En cuanto a doña Letizia, tengo el pálpito (como lo tengo con SSdS respecto a su inminente fama) de que, como celta, en cuanto ponga el pie en la brava Asturias y dejen de marearla con tanto balandro, nos ofrecerá una imagen mucho más avanzada, más en la onda gestación y treakking y gama de colores del bosque. Ya veo la portada en Jara y sedal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de agosto de 2005