OPINIÓN DEL LECTORCartas al director
i

Derechos para tod@s

El pasado mes se aprobó una ley que, aunque algunos se empeñen en decir lo contrario, es beneficiosa para todos. Nada tiene que ver que ésta afecte a un colectivo minoritario o mayoritario, lo importante es que en nuestro país se ha dado un paso de gigante hacia la plenitud de derechos y la igualdad entre ciudadanos. No olvidemos que a fin de cuentas la finalidad de toda democracia es la defensa de las personas y de sus libertades y que ésta debe avanzar al mismo ritmo que la sociedad.

Pero aunque ya no existen ni las barreras, ni las discriminaciones legales, aún queda otra tarea no menos ardua, la de conseguir la igualdad social, y erradicar todas las fobias que nos azotan, ya se llamen homofobia, transfobia, xenofobia..., de aquellos que no tienen la capacidad de mirar más allá de su persona y ponerse en la piel del otro. Y es que aún queda una porción de nuestra sociedad, entre ellos los sectores más influyentes y ruidosos, que siguen anquilosados en un pasado muy beneficioso para ellos, pero que no permite visión alguna de futuro para el resto de la sociedad. Por desgracia, la gran paradoja es que estos derechos no son ni apreciados ni valorados por aquellos que los poseen, y sí por quienes los anhelan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 28 de julio de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50