Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sony, condenada en EE UU por influir en las radiofórmulas

La discográfica pacta con el fiscal de Nueva York una multa de 8,3 millones

La discográfica Sony BMG pactó ayer con el fiscal general de Nueva York, Eliot Spitzer, el pago de una multa de 10 millones de dólares (unos 8,3 millones de euros) por influir en las cadenas de radio para que programen la música de sus artistas en promoción. Sony deberá abandonar además esta práctica, que se considera "irregular". El pacto marca el camino a seguir por Vivendi Universal, EMI y Warner Music, que siguen sujetas a investigación por parte de la fiscalía.

El examen de Spitzer, conocido por sus acciones contra los delitos de guante blanco y su persecución de los tiburones de las finanzas en Wall Street, comenzó hace 11 meses. El superfiscal quería esclarecer el alcance de una práctica que en Estados Unidos es conocida como "pay for play", por la que las discográficas pagan a las emisoras para que pinchen sus últimos discos, como parte de la carrera para convertirlos en éxitos. Además se hacían regalos y se daban viajes gratis y entradas para los conciertos.

Sony, la segunda discográfica del mundo, es utilizada por Spitzer como ejemplo. Y ahora espera que el pacto alcanzado con la discográfica japonesa se extienda a las otras tres discográficas implicadas. Es la misma estrategia que ha seguido el fiscal para poner orden en otros negocios sujetos a investigación por prácticas irregulares, como los fondos de inversión, donde se movió más rápido que las autoridades reguladoras. Durante la investigación, en la que también revisó la conducta de las cadenas de radio, como Clear Channel, Spitzer se hizo con documentos internos de las discográficas e intercambios de mensajes en los que se pone en evidencia el alcance de esta trama, bautizada como "payola". La sanción de 10 millones pactada con Sony está calculada en función del mercado que controla, por lo que la multa a Vivendi podría ser superior, y en el caso de EMI y Warner sería más baja.

El fiscal concluye que la investigación "muestra que, contrariamente a las expectativas de los oyentes, el tiempo de emisión de los artistas está determinado por los pagos a las estaciones de radio y sus ejecutivos y no por los méritos artísticos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de julio de 2005