Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANTOLOGÍA DE BABEL | POESÍA

Los viejos de la playa

Mar de lejía y fiebre,

mar gris de los que esperan el final.

Caminan junto al agua

con unas piernas blancas, temblorosas,

y ven romper las olas como si viesen sangre.

Edad mala del miedo y la vergüenza,

cuando te hablan a voces, con risitas,

y no puedes probar el vino ni la sal.

Se ahoga el día en una nube negra

y la playa se borra. Los viejos ya se van,

pacíficos, pequeños, inseguros, sin voz;

nos parecen chiquillos cansados de jugar.

Les vemos alejarse, muy despacio.

Suponemos un piso embalsamado,

una cena sin hambre,

las palabras que no saben decirse.

Y no sentimos lástima,

tal vez porque esperamos no ser jamás así.

Pienso en ellos cuando entran en mi cuarto

las primeras arañas de la luz.

Los veo insomnes, quietos,

y huelo el tufo enfermo de sus sábanas.

Quizás en los latidos del silencio

los pobres viejos oyen un reloj

que sólo marca horas que han pasado.

Y pienso que mi padre ya no duerme,

que nunca dormirá,

que está solo en la playa más oscura del mar.

Els vells de la platja

Mar de lleixiu i febre, / grisa mar dels que esperen el final. / Caminen vora l'aigua / amb unes cames blanques, tremoloses, / i miren les onades com si miressin sang. // Mala edat de la por i de la vergonya, / quan et parlen a crits o amb rialletes / i ja no pots tastar el vi ni la sal. // S'ofega el dia dins d'un núvol negre / i la platja s'esborra. Els vells se'n van, / petits, pacífics, fràgils, sense veu, / i semblen criatures cansades de jugar. / Els mirem, allunyant-se a poc a poc. / Imaginem un pis embalsamat, / un sopar sense gana, / les paraules que ja no saben dir-se. / No ens fan llástima, / potser perquè ens creiem que no serem com ells. // Hi penso quan travessen la finestra / les primeres aranyes de la llum. / Els veig, desperts, quiets, i sento el tuf malalt / dels seus llençols. En el pols del silenci, / els pobres vells escolten un rellotge / que només marca hores que han passat. // I penso en el meu pare, que no dorm, / que no dormirà mai, i que està sol / a la platja més fosca de la mar.

Traducción de Celina Alegre. Pere Rovira (Vila-Seca de Solcina, Tarragona, 1947) es autor de libros como Cuestiones de palabras (Diputación de Granada) y Para qué sirve la sed (Lucena 4 estaciones). "Los viejos de la playa" forma parte del libro La mar de dentro, publicado en catalán por Proa y cuya traducción al castellano publicará Pre-Textos el próximo otoño.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de julio de 2005