Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cumpleaños de Victoria

Cada vez más, el cumpleaños de la princesa Victoria de Suecia se ha convertido en un acontecimiento de múltiples facetas, y el 28º no fue una excepción. Además de testimoniar la firme popularidad de la homenajeada, la fecha se ha convertido en un acontecimiento turístico en el más amplio sentido, con un escenario para la actuación de artistas también populares y entrega del estipendio que la princesa otorga a los atletas suecos que han honrado al país con sus triunfos. Este año los elegidos fueron Christian Olsson y Stefan Holm, que obtuvieron sendas medallas de oro en los Juegos de Atenas, y que a su vez donaron el monto del premio, 25.000 coronas, a la fundación para la infancia que regenta la princesa. Victoria estuvo arropada por su familia y el público en una fiesta que comenzó con un homenaje silencioso a las víctimas del atentado terrorista de Londres, y luego recibió regalos y aplausos de los súbditos suecos, así como también de los numerosos turistas que acudieron a Öland, el paraíso veraniego donde está ubicado el castillo de Solliden. En la celebración oficial, que fue dirigida por el rey Carlos Gustavo, no estuvo el novio de Victoria, Daniel Westling, ya que, no siendo todavía su prometido, el protocolo real no admite su presencia. Además se temía que hubiera desplazado el centro de atención de la prensa nacional e internacional que cubría el evento. Todo transcurrió con normalidad y alegría, aunque no faltaron algunos pequeños "incidentes". Por ejemplo, un skecht del cómico Andreas Nilsson sobre los amoríos de Svennis, el entrenador sueco del equipo nacional del Reino Unido, debió ser censurado por la televisión, por falta de gracia y exceso de chabacanería. La otra curiosidad de la fiesta fue el abrazo que el rey Carlos Gustavo "propinó" a la cantante greco-sueca Helena Paparizou, ganadora del reciente Festival de Eurovisión, que quedó documentado por un hábil fotógrafo. En la imagen puede verse la mano izquierda del rey acariciando a la cantante bastante más abajo del final de la cintura de la artista. Algo que, según Aftonbladet, sorprendió tanto a la "víctima" como a su novio, Toni Mavridis.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de julio de 2005