Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hallado el cadáver de un hombre tiroteado en Valdemoro

Una empleada de limpieza de la empresa ACS, Adela S. B., encontró la mañana del pasado martes el cadáver de un hombre envuelto en una manta en un descampado de Valdemoro. La víctima, que presentaba tres disparos, uno de ellos en la cabeza, había muerto entre uno y cuatro días antes, según fuentes de la investigación. Los agentes de Homicidios de la Guardia Civil tratan de averiguar la identidad del fallecido, que iba indocumentado y cuyo cuerpo presentaba un avanzado estado de descomposición.

El hallazgo se produjo a las 11.30 del martes en el camino Bardajo, en el paraje de San Pedro. Según fuentes de la investigación, la limpiadora estaba caminando por la zona cuando se topó con el cadáver de un hombre envuelto en una manta y atado con cuerdas. La mujer se acercó a una patrulla de la Guardia Civil que estaba haciendo identificaciones junto al polígono industrial y los agentes comprobaron que se trataba de un hombre muerto.

Cuando llegó la comisión judicial, el forense certificó que la víctima había muerto como consecuencia de un disparo en la cabeza. Después, el análisis por rayos X en el Instituto Anatómico Forense permitió descubrir que tenía otros dos disparos en el cuerpo. Los investigadores están a la espera del estudio antropométrico para determinar su estatura y corpulencia. A simple vista se trata de un hombre de unos 25 años, de complexión gruesa y origen español o marroquí, según fuentes del instituto armado.

El cadáver presentaba, fruto de las altas temperaturas, un alto grado de descomposición. Los especialistas de la Guardia Civil tendrán que determinar su identidad a través del ADN y de las denuncias de desaparecidos presentadas. Las primeras investigaciones apuntan a que se trata de un ajuste de cuentas por venta de estupefacientes, según informó ayer El Mundo. Este homicidio eleva a 31 las muertes violentas registradas en la región en lo que va de año.

Detención en Arganzuela

Por otra parte, agentes del Cuerpo Nacional de Policía han detenido a Ramón Paredes Gandía, de 47 años, quien presuntamente prendió fuego el pasado 1 de mayo un vehículo Alfa Romeo aparcado en la calle de Palos de la Rosa (Arganzuela) y en cuyo interior se encontraban tres personas. Una de ellas, un hombre de 35 años llamado Barhim Chelghoum, murió al sufrir quemaduras en el 80% de su cuerpo. El supuesto autor de la muerte tiene cuatro antecedentes por lesiones, maltrato en el ámbito familiar, robo con violencia y robo con fuerza.

Los agentes del Grupo de Homicidios siguieron una línea de investigación recogida por un agente del distrito de Salamanca que comunicó que el posible autor de la muerte de Barhim podría ser Ramón Paredes, hermano de un cocinero de un restaurante de la calle Ayala. Este cocinero había comentado al policía que su hermano le contó que "había quemado a unos tíos en un coche y creía que los había matado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de julio de 2005