Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FIN DE SEMANA

Marineros por un día

Subasta de marisco, jornada en alta mar y visita a un pesquero

Burela en Lugo, El Campello en Alicante, Lira en A Coruña. Tres opciones para sumergirse en la cotidianidad del mar. Aparejos, redes y trasiego de naves para conocer los pormenores de las artes de pesca.

Al igual que existen devotos de las playas solitarias, o los que se quedan extasiados devorando las olas con la vista durante horas, hay a quien le motivan las imágenes pesqueras. Aparejos amontonados, cabeceo de barcas, pescadores con ropa decolorada, la actividad del puerto...

En el segundo país de la Unión Europea, tras Italia, con mayor flota pesquera -15.000 barcos y 68.000 tripulantes-, la festividad de la Virgen del Carmen, el 16 de julio, es la ocasión de ver las embarcaciones limpias y las flotas completas, salvo las dedicadas estas fechas a la costera del bonito. De este microcosmos que con tanta pericia fue descrito por Baroja, Pla, Aldecoa o Blasco Ibáñez, espigamos tres sugerencias.

1 Subasta doméstica

EL CAMPELLO (ALICANTE)

Ya no son lo que eran. La mayoría de las lonjas se han convertido en una especie de gélido polideportivo donde los asentadores pujan electrónicamente pulsando el dedo. Las hay de pulpo y marisco -Galicia-, y de langostinos -por todo el arco mediterráneo-. La excepción, el toque humano, la verborrea inteligente y divertida, la pone José Antonio Soler, tras el toque de sirena, en la lonja alicantina de El Campello. Aquí no sólo asistimos a la explicación ictiológica que imparte el instruido subastador uncido al micrófono inalámbrico, sino también a la explicación de las artes utilizadas en su captura y las recetas, a cual más sugerente, indicadas para cada especie.

La cofradía organiza para el 14 de agosto degustaciones gratuitas de especies de escaso valor comercial -jaboneros, suplas, bogas-, no así gastronómico.

- Cofradía de pescadores (965 63 11 93). Subasta de pescado de lunes a viernes, a las 18.15 horas.

2 Turismo 'mariñeiro'

LIRA (CARNOTA), A CORUÑA

Ni evocaciones ni narraciones apoyados los pies en el noray. La experiencia es pura y exclusivamente marinera. No hay virtualidad que valga. El enrolamiento del viajero gracias al proyecto Mar de Lira se lleva a cabo en un puertito coruñés con sabor: el de la pedanía de Lira, en Carnota.

Esta actividad se lleva a cabo merced a la voluntad de su cofradía, en el sentido de dignificar la profesión de pescador, iniciativa que ya se está imitando en otras regiones. En Lira, los barcos de mayor envergadura están dotados con megáfono para que la tripulación de secano pueda escuchar las explicaciones del patrón desde su cabina.

Comienza la jornada a las 6.30 desayunando con los nautas gallegos, y finaliza a la hora de comer. Nécoras, camarones, centollas y pulpo (el cefalópodo, a partir del 18 de julio) son los objetos del deseo de redes y nasas. Sólo es preciso surtirse de biodramina, puesto que no se desembarca hasta acabar la faena. Puesto que de vivir un día la vida de un pescador se trata, una semana después de asistir a la subasta se recibe en el domicilio la información sobre el resultado económico de la jornada.

Complementarios son los talleres de pesca infantiles y la visita a la Casa de Pepe do Cuco, museo donde se comprueba la evolución del puerto y las distintas artes de pesca. La procesión marítima del Carmen se celebra, sardinada incluida, durante las Fiestas del Mar, el penúltimo fin de semana de agosto.

- 45 euros por persona y día (hasta 4 personas, 160 euros). Reservas: 981 76 12 52; www.mardelira.net.

3 Barco-museo

BURELA (LUGO)

Conviene que el visitante aborde el oscilante boniteiro Reina del Carmen empapado de lecturas. Y ningún abstruso manual, ninguna guía explicativa mejora las jornadas vividas por el escritor vitoriano Ignacio Aldecoa, que gestarían el embrión de la novela Gran Sol (editorial Alfaguara).

Al caladero irlandés llegó esta embarcación de casco de madera, cuyo destino estaba inscrito en el desguace, o quién sabe si sobre el pedestal de una rotonda en la Mariña lucense o entre jardines del parque municipal. Sin embargo, el Consistorio burelés quiso indultarlo a guisa de museo flotante, guardián que rescata la tradición de las pesquerías del bonito en los años sesenta.

Visto atracado en el muelle norte semeja en apariencia una embarcación parecida a las circundantes, quizá algo entrada en años (1967), a cuyas alturas se ha izado la bandera azul temática, similar a la que otorga la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (ADEAC) a playas y puertos. Su estado de conservación es envidiable y en cuestión de horas podría salir a faenar. En su bodega o nevera guarda una interesante representación de aparejos, enseres y modos de pesca, por no hablar de la afilada protuberancia de pez espada, el tiburón con dos cabezas, un par de acuarios con peces y una muestra de crustáceos autóctonos.

Cómo no, el día de la Virgen del Carmen, 16 de julio, el barco aparecerá engalanado y en cubierta se servirán pinchos de bonito a las 13.30.

- Entrada: 1,50 euros. Abierto todos los días de 11.00 a 14.00 y de 18.30 a 21.30. www.expomar.com/barcomuseo.

GUÍA PRÁCTICA

- Turismo de El Campello (965 63 46 06; www.elcampellodigital.com o www.comunidadvalenciana.com).- Ayuntamiento de Carnota (981 85 70 32; www.concellocarnota.com). Información sobre el Mar de Lira.- Turismo de Burela (982 58 12 13; www.burela.org). En verano, información turística en el puerto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de julio de 2005

Más información