Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno destinará el 0,8% de la tarifa eléctrica a medidas de ahorro energético

El plan de eficiencia 2005-2007 propone un 'renove' para sustituir electrodomésticos

El Gobierno tiene previsto aprobar el próximo viernes el nuevo Plan de Ahorro y Eficiencia Energética 2005-2007, que afectará, entre otros, a los sectores de la industria, el transporte, la edificación, el agrícola y los servicios públicos. El plan prevé una inversión de unos 8.000 millones de euros, de los que más de 700 serán aportados por las administraciones públicas. El 0,8% de la factura eléctrica se destinará a financiar medidas como un plan de renovación de dos millones de electrodomésticos o planes de transporte para empresas y centros de actividad con más de 200 empleados.

El nuevo plan de ahorro sustituye al aprobado en 2003 por el anterior Gobierno del PP, con un horizonte de ocho años (2004-2012), pero que no concretaba plazos de ejecución ni inversiones. Ahora, hasta 2007, el proyecto prevé una inversión global de unos 8.000 millones de euros, de los que más de 700 serán aportados por las administraciones públicas. El 0,8% de la tarifa eléctrica (más de 350 millones de euros) se destinará a financiar las medidas previstas, que afectarán a los sectores industrial, del transporte, la edificación, el agrícola y los servicios públicos, entre otros.

El fin último del plan es lograr reducir el consumo en esos tres años el equivalente a 12 millones de toneladas de petróleo (tep) y reducir las emisiones de CO2 en 32,5 millones de toneladas.

Algunas de las medidas del plan consideradas de urgente realización son:

- Equipamiento. Con unos 200 millones de euros de financiación, el Gobierno planteará un Plan Renove de electrodomésticos con el objetivo de sustituir hasta dos millones de aparatos por otros más eficientes y de menor consumo (clase A) que ahora son más caros.

- Industria. El Gobierno quiere realizar hasta 300 auditorías energéticas en los sectores químico, de alimentación, siderurgia y minería, y financiar proyectos de ahorro energético.

- Transporte. Elaboración de planes de movilidad urbana para reducir el uso del vehículo privado, implantar planes de transporte en todas las empresas y centros de actividad con más de 200 trabajadores, potenciar el uso del ferrocarril, e incentivar la modernización del parque de vehículos, privados y colectivos.

- Edificación. Rehabilitación de edificios para mejorar su aislamiento, sustitución de millones de lámparas incandescentes por lámparas de bajo consumo y aprobación de un real decreto con el nuevo Código Técnico de la Edificación. Calderas y aires acondicionados tendrán que ser revisados periódicamente. La Administración elaborará, asimismo, un plan de eficiencia energética en los edificios de la Administración.

- Agricultura. Se contempla la modernización del parque de tractores y la mejora de los sistemas de riego.

Otras posibles medidas son las que afectan al sector de transformación de la energía, donde se realizarán dos centenares de auditorías energéticas y se intentará duplicar la producción de electricidad con cogeneración (aprovecha la energía generada en una determinada actividad industrial para producir electricidad) para situarla en unos 1.100 megavatios en 2007. Con un crecimiento del consumo energético disparado (sólo la demanda eléctrica ha crecido en torno al 40% en seis años), el Ejecutivo ha decidido intentar poner freno, en un periodo de tres años (2005-2007), a una tendencia que no sólo pone en riesgo la estabilidad del sistema eléctrico, sino que nos aleja de Europa. España depende ahora mismo en un 80% del exterior para su abastecimiento energético frente al 50% de media en la UE.

El crecimiento exponencial del consumo que ya ha puesto al sistema eléctrico en alerta este verano, con puntas de demanda históricas (superiores a los 38.000 megavatios por hora), obliga, según fuentes de la Administración, a adoptar medidas urgentes, necesarias además para cumplir con el Protocolo de Kioto y para hacer frente a una situación de sequía excepcional.

Por el momento, según las fuentes consultadas, no hay decisión tomada sobre la evolución de las tarifas eléctricas. El 0,8% de la tarifa que se dedica a financiar el Plan de Ahorro y Eficiencia Energética 2005-2007 no significa, según las fuentes consultadas, que los precios de la luz se vayan a encarecer en ese porcentaje. Sí está previsto, sin embargo, "estudiar el sistema de tarificación eléctrica para el sector doméstico" en la línea ya expuesta de penalizar el derroche, que no el consumo.

Penalizar el derroche

Ayer mismo, el ministro de Industria, José Montilla, advirtió en Baracaldo (Vizcaya) sobre el despilfarro energético: "No se va a penalizar el consumo, sino el derroche y la ineficiencia".

Montilla reiteró que, pese a los déficit históricos de algunos territorios en materia energética, no habrá problemas de abastecimiento este verano. Así, aseguró que tanto el Plan de Eficiencia Energética como el de Fomento de la Energía Renovable impulsarán acciones para evitar el "despilfarro". Respecto a la tarifa, aclaró que no se modificará hasta final de año y advirtió de que deberá incorporar, entre otros elementos, la subida de las materias primas. La evolución de la tarifa eléctrica, un tema de hondo calado tanto económico (impacto en el IPC) como político, ha sido en los últimos meses objeto de debate entre las empresas y el Ministerio de Industria.

Las empresas sostienen que el sistema tarifario actual tapona la liberalización y la competencia y reclaman incluso la revisión trimestral de los recibos, tal y como sucede con el gas natural. Desde el Gobierno, hasta la fecha, todo lo que se ha dicho es que se estudian las propuestas recibidas y que tiene el propósito de analizar cómo trasladar los crecientes costes al sistema y cómo penalizar el consumo excesivo de energía, informa Peio Gómez Damborenea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de julio de 2005