Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Pasión sin límites por la música

Tatiana Mora, una onubense de 15 años con un 96% de sordera, estudia tercero de piano

Tatiana Mora, de 15 años, como cualquier adolescente, tiene un gran entusiasmo por la música. Le gusta entonar las canciones que están de moda y sigue con interés los últimos discos que sacan al mercado los ganadores de la última generación de Operación Triunfo, su programa favorito. Tatiana Mora estudia tercero de piano en la Escuela de Música y Danza de Aljaraque (Huelva). Hasta aquí pudiera parecer la historia de cualquier chica de su misma edad, pero Tatiana Mora tiene la limitación de que es sorda. Tiene un 96% de sordera, según le diagnosticaron los médicos que la atendieron en Granada después años de idas y venidas por diferentes hospitales y especialistas.

Julia Rodríguez, su madre, afirma que su hija es una "sorda especial" porque puede hablar. "No entiende todas las palabras, sólo aquellas que tiene codificadas en su cerebro, porque, según los médicos, la sordera le sobrevino después de concebir parte del vocabulario", explicó su madre.

Tatiana Mora es sorda absoluta para los sonidos agudos. Para suplir esa carencia lleva incorporados unos audífonos, además de unos implantes cocleares que le practicaron en un hospital de Granada.

"Los médicos no se explican cómo Tatiana es capaz de hablar con el grado de sordera tan elevado que tiene. Me preguntaron que si de pequeña yo le había hablado mucho a la niña y les dije que constantemente y que cuando íbamos en el coche siempre llevaba puesto música", señala Julia Rodríguez.

Los padres de Tatiana empezaron a darse cuenta de que la niña no oía cuando cursaba primaria. "No le interesaba la televisión ni los dibujos animados y empezamos a sospechar. Además, se ponía a hacer los deberes en el salón y nos preguntaba constantemente: ¿me habéis llamado?. Nadie la había llamado", indica su madre.

"Sabíamos que sorprendentemente, a pesar de su sordera, la música era esencial para ella. Cuando empezó el programa televisivo Operación Triunfo yo veía que ella se encerraba en su habitación y entonaba las canciones. Y lo que cantaba tenía ritmo. Llamé rápidamente al especialista para contárselo y quedaron asombrados", añade.

La explicación que dieron los médicos es que Tatiana ha desarrollado un mecanismo para interpretar los sonidos agudos que no oye, que se convierten en vibraciones para ella, según explica su madre.

Su profesora de piano, Marta Bilbao, afirma que cuando le plantearon al principio el reto de enseñar a Tatiana con un grado de sordera tan elevado tuvo que aplicarse a fondo.

"No estamos preparados para esto. Normalmente no suelen formarnos para tratar a alumnos con este tipo de discapacidad y tuve una sensación de miedo al afrontar algo desconocido. Pero ahora me doy cuenta de que en el día a día ha resultado más sencillo de lo que esperaba", explica Bilbao.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de julio de 2005