Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Signos

Nuevas puertas y propuestas

Milagros L. Delicado abre una galería en Cádiz y apuesta por el arte contemporáneo

Milagros L. Delicado pertenece a esa estirpe de profesionales del arte que no teme asumir riesgos, aquellos para quienes la palabra crisis, sencillamente, no existe. Siguiendo la estela de sus veteranos colegas Magda Bellotti, Rafael Benot o Carmen de la Calle, esta algecireña de 1955 ha aportado su esfuerzo para que la provincia de Cádiz siga siendo una referencia andaluza indispensable en el ámbito de la plástica contemporánea. El pasado jueves inauguró su nueva galería en el número 7 de la gaditana plaza de Argüelles, nada menos que con una muestra de pintura del laureado Chema Cobo.

En sus comienzos, Delicado pasó por la Escuela de Bellas Artes de Sevilla, coqueteó con el diseño gráfico y empezó a frecuentar la compañía de los mejores galeristas, de modo que el sueño de abrir algún día su propio espacio fue tomando forma. "Sentía que lo tenía todo muy a mano. Una vez que se te mete dentro el gusanillo, ya no puedes parar", recuerda. En su localidad natal, y junto a la citada Magda Bellotti, asistió a la inusitada explosión de creatividad campogibraltareña que dio a conocer talentos como Guillermo Pérez Villalta, Antonio Rojas o el propio Cobo.

Pero aún habría de esperar algún tiempo hasta poder inaugurar su primer proyecto, una galería en El Puerto de Santa María. Cinco años se ha mantenido abierta al público, con un exigente catálogo en el que el público podía encontrar piezas de José Antonio Chanivet, Gerardo Delgado, Aurelio Argüez, Magdalena Bachiller, José María Bermejo o Encarna Sepúlveda, por citar sólo algunos nombres. "Tengo añoranza de los años que he pasado en El Puerto, y mucha gratitud hacia la gente de allí. Pero he terminado haciendo mudanza porque en Cádiz hay más galerías, más movimiento cultural en general, y la galería venía necesitando apoyo", explica Delicado.

Sus ambiciones respecto a esta nueva aventura se formulan en una sola frase: "Tanto mis compañeros como yo queremos que las galerías sean focos culturales para la ciudad", afirma. De este modo, Milagros L. Delicado ha empezado a compartir mercado en la capital gaditana con las galerías Benot, islahAbitada y Ártica, ya consolidadas en la oferta artística.

En vista de esa concentración de galerías en una ciudad relativamente pequeña, sin contar los otros muchos comercios que venden arte a pequeña escala, cabe preguntarse si en Cádiz, y en Andalucía en general, hay realmente un público preparado para apreciar el arte contemporáneo. O dicho de otro modo, para valorarlo hasta plantearse adquisiciones. Delicado tiene su respuesta: "En Andalucía y en toda España queda todavía un largo camino para que se desarrolle el gusto por el arte contemporáneo. Es necesario dar a conocer las nuevas propuestas, los nuevos medios expresivos, pero creo que estamos en ese camino", afirma.

Punto de referencia

En ese sentido, cree que en Cádiz ya hay mucho trabajo avanzado. "Éste siempre ha sido un punto de referencia importante. La Diputación, desde que instituyó el certamen de Aduana hace muchos años, ha apostado constantemente por el arte contemporáneo. En Sevilla también se ha desarrollado una labor muy intensa. Y en Málaga, aunque no abundan las galerías, el Centro de Arte Contemporáneo (CAC) se está moviendo mucho y te permite ver las mismas exposiciones que llegan a la Tate Gallery de Londres. También es cierto que en los últimos tiempos todo se ha retraído un poco. Es necesario dar un nuevo impulso", asevera.

Para la algecireña, la galería ideal "debe apostar sobre todo por los artistas, atender a los nombres más jóvenes que vayan surgiendo, y estar al tanto de las nuevas técnicas, los medios digitales, las instalaciones...", comenta. Parece fundamental tener un buen fondo con creadores que establezcan con el galerista una relación de confianza y complicidad. "No basta con exhibir su trabajo, también debes saber moverlos hacia fuera, tan lejos como puedas llegar. La mayoría de las veces no hacemos más por falta de medios", añade. En cuanto al espacio físico idóneo para una galería, Delicado opina que "se trata de algo muy intimista. Creo que basta con un espacio digno, porque para salas grandes ya están los museos. Lo importante es la obra que tú tengas, lo que le muestres al público".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de julio de 2005