Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El guión, objeto del curso de la SER en El Escorial

Son como la parte maldita de la que hablaba Georges Bataille, esos excedentes de la naturaleza necesarios para que la vida siga. Así los ha bautizado el escritor y periodista Juan José Millás, que, desde ayer y hasta el viernes, dirige el curso organizado por la cadena SER El guión de radio: la parte maldita, en la Universidad de Verano de la Complutense en El Escorial (Madrid). En su charla inaugural, Millás reconoció su admiración por esa gente "rara" y "generosa" que trabaja para que "la estrella se luzca" y presentó al equipo de No somos nadie, el programa-despertador de M80, que calificó de "iconoclasta" y "transgresor".

Los humoristas de No somos nadie, con su director y presentador, Pablo Motos, a la cabeza, incorporaron ayer al más de medio centenar de alumnos del curso-taller al equipo que debía preparar el magacín que hoy (de 7.00 a 10.00) habrá despertado a 519.000 oyentes, según el último Estudio General de Medios, publicado el pasado miércoles. Motos presentó la plantilla sobre la que se trabaja en todas las secciones del programa: "Imagen, reflexión, chiste". La fórmula vale para los monólogos, el resumen de los periódicos o las lecturas sobre la vida cotidiana: en primer lugar se presenta un titular, después se escarba en lo que hay tras la noticia y por último se busca su lado cómico.

Antes de enfrentarse a la tormenta de ideas, Motos pidió a los alumnos "humildad" y valentía. Después, organizó a su equipo tras el desánimo inicial de una sentencia según la cual "el guión es algo en lo que se trabaja mucho y que luego se tira a la basura". Aun así, el humorista coincidió con Millás en que la "improvisación sólo es buena si está trabajada".

Más lecciones de este tipo recibirán el próximo jueves los alumnos de este curso de la SER, cuando presencien en primera línea la elaboración de La ventana, el magacín diario que dirige y presenta Gemma Nierga. O mañana, con sendas conferencias de Juan Carlos Ortega -la "coartada cultural de Crónicas marcianas", según Millás - y Empar Moliner.

Para cerrar la jornada inaugural, Motos dio a sus alumnos una clave para saber si lo que han escrito es genial: "Te lo aprendes de memoria sin querer". Como ejemplo práctico, una reflexión de Tonino Guerra, guionista de Federico Fellini: "Contento, lo que se dice contento, he estado muchas veces en mi vida. Pero nunca tanto como el día que salí de un campo de concentración, vi una mariposa y no me la quise comer".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de julio de 2005