Un incendio quema 24.000 metros cuadrados de un polígono industrial

Agencias

Un incendio de gran magnitud afectó ayer a cuatro naves industriales de un polígono situado a la altura del kilómetro 8 de la M-113, en Daganzo. Dos trabajadores resultaron heridos en el incendio, aunque su estado no revestía gravedad. Fueron atendidos por el Servicio de Urgencias Médicas de Madrid (SUMMA) por intoxicación leve de humo y uno fue trasladado al hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares.

Una densa humareda negra podía verse desde la capital y los trabajos de extinción del incendio requirieron la presencia de 17 dotaciones de bomberos (13 de la Comunidad y 4 del Ayuntamiento) así como de cuatro helicópteros de los servicios de emergencias regionales. Los bomberos, que continuaban su labor en el polígono industrial de Daganzo hasta bien entrada la noche, trataban de evitar que el fuego, que había quemado una superficie de 24.000 metros cuadrados, se propagara a una quinta nave.

Dada la envergadura del siniestro, por la tarde se preveía que los equipos tuvieran que seguir trabajando toda la noche al resultar "imposible determinar las horas que serán necesarias para su control y extinción". Los bomberos establecieron un frente de defensa, que frenó el avance del fuego tras destruir 24.000 metros cuadrados de los 68.000 que ocupan las naves del polígono industrial.

Controlado

Hacia las once y media de la noche, el fuego ya estaba controlado. Así lo afirmó el vicepresidente segundo del gobierno regional y consejero de Justicia e Interior, Alfredo Prada, quien se había acercado al lugar del siniestro.

Prada explicó que hoy "si no hay complicaciones" se conocerán las causas que motivaron el siniestro, en cuya investigación, precisó, trabaja un equipo del departamento científico la Guardia Civil de Tres Cantos.

El consejero hizo un llamamiento a la tranquilidad de los núcleos urbanos situados en el entorno del polígono y aclaró que esta noche había sido controlado el fuego y que ya no hay peligro de que se extienda al resto de los 50.000 metros cuadrados de la superficie industrial que quedaron fuera del alcance de las llamas.

Prada refirió que, al parecer, el fuego se inició en un palé de la nave de la firma de aire acondicionado Daikin y que inmediatamente se propagó por otras naves originando una gran una humareda. Según Emergencias Madrid, en total dos naves (con dos módulos cada una) ardieron completamente: una de Daikin y otra de electródomésticos. Los módulos contiguos, de la empresa de cervezas Heineken y de una firma de neumáticos, no quedaron destruidos.

Aunque el fuego se daba por controlado, en la zona permanecieron durante toda la madrugada siete dotaciones de bomberos de la Comunidad de Madrid, apoyados por otras dos del Ayuntamiento de la capital y una del equipo de extinción de incendios de AENA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0029, 29 de junio de 2005.