Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colin Davis clausura el curso de la Escuela de Música Reina Sofía

La presencia del director británico Colin Davis al frente de la Orquesta de Cámara Freixenet, de la Escuela Superior de Música Reina Sofía, para la clausura del curso académico 2004-2005 de este centro, consolida el crecimiento de la joven escuela, que el próximo curso académico cumple 15 años. Al acto, celebrado ayer en El Pardo, asistieron la reina Sofía, presidenta de honor del centro, y los duques de Soria. Con la veteranía del maestro inglés en la dirección, el programa mozartiano que cerró la velada incluyó el aria Ruhe sanft, mein holden Leben, de la ópera Zaide (Das Serai), con la soprano Owona Sobotka, y el Concierto para piano y orquesta número 9, con la pianista Marta Zabaleta.

Antes de comenzar el acto, que se celebró en el Patio de los Borbones del Palacio del Pardo, Davis reiteró, en un encuentro con la prensa, la importancia del papel que puede jugar la música en la educación de los jóvenes. "Yo puedo hablar desde mi experiencia. Tengo cinco hijos" (dos se dedican profesionalmente a la música) "y todos han estudiado tanto música como matemáticas. Nunca me dieron problemas porque no tuvieron tiempo para meterse en ellos. Los niños son muy receptivos para la música si se les enseña bien".

Colins, que ha sido director titular de la Orquesta Sinfónica de Londres desde 1995, y es director honorario de la Dresden Staatskapelle, defendió la actitud de asombro y respeto hacia la música que debe mantener un director: "Si alguna vez se pierde esa sensación de maravilla ya no es música lo que se hace".

La fundadora y presidenta de la escuela, Paloma O'Shea, mencionó durante el acto de clausura, al que también asistió la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, los alcances humanos y materiales del centro: "La escuela empieza a tener nietos académicos: vemos ya en las aulas a alumnos de profesores que se han formado en nuestro centro. La adolescencia es una etapa de ilusiones y nosotros estamos abordando con entusiasmo la construcción de nuestra nueva sede, un edificio que dará a la escuela su cuerpo definitivo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de junio de 2005