Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jurado declara culpables a un policía y su familia por matar a un comerciante el 13-M

Un jurado popular consideró anoche que el agente del Cuerpo Nacional de Policía Valeriano de la Peña, su esposa Pilar Rubio y el hijo de ambos, Miguel, fueron autores de un asesinato con alevosía realizado por motivos ideológicos al haber acabado con la vida del comerciante pamplonés Angel Berrueta, fundador de la asociación Gurasoak, de familiares de implicados en acciones de kale borroka.

El jurado considera probado que De la Peña disparó en cuatro ocasiones contra el comerciante después de que su hijo le asestase una puñalada con un machete. El jurado califica la actuación de la esposa del agente como una "provocación" de los hechos. El crimen se produjo el 13 de marzo de 2004 en Pamplona, dos días después de los atentados del 11-M. Rubio colocó un cartel con el lema "ETA NO" en la tienda de la víctima, iniciandose una discusión que acabó con el asesinato del panadero. El veredicto considera probado que los agresores actuaron movidos por motivos ideológicos al considerar a Berrueta "un proetarra" dada su pertenencia a la citada asociación.

El ministerio fiscal pidió un total de 19 años de prisión para el policía nacional, 16 para su hijo y 7 para la esposa. La acusación particular solicitó 20 años de cárcel para De la Peña, 18 para su hijo y 16 para su esposa. La defensa no había comunicado sus peticiones de pena al cierre de esta edición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de junio de 2005