Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos ocho opositores a Obiang por asaltar la Embajada de Guinea

La primera secretaria, sobrina del presidente africano, resultó herida

Un grupo de opositores al régimen de Teodoro Obiang entró ayer por la fuerza y destrozó la Embajada de Guinea Ecuatorial en Madrid durante una protesta por el apuñalamiento de un dirigente del partido Fuerza Demócrata Republicana (FDR). La policía detuvo a ocho de los 40 participantes en la protesta, una vez que fueron identificados en la calle por Victoriana Mbazogo, secretaria de la Embajada y sobrina de Obiang.

La protesta había sido convocada por la plataforma Demócratas por el Cambio (Decam), que agrupa a 14 partidos y organizaciones de oposición a Obiang. Inicialmente iban a concentrarse ante el edificio que el Ministerio de Exteriores tiene en la plaza del Marqués de Salamanca, para marchar luego hasta la embajada, sita en el número 91 de la calle de Claudio Coello, en el mismo inmueble que las legaciones de Dinamarca y Suráfrica.

El objeto de la movilización era protestar por el apuñalamiento en Alcorcón (Madrid), el pasado lunes, de Manuel Moto Tomo, secretario de Relaciones Internacionales de la FDR, "por supuestos sicarios pagados y comandados por la dictadura del general Teodoro Obiang Nguema Mbazogo para eliminar a miembros y dirigentes de la oposición exiliados en España", según declaró en la calle Justo Bolekia, coordinador general de Decam. Manuel Moto, hermano de Germán Moto Tomo, líder de la FDR, tiene residencia en Canadá y fue embajador en China, según la plataforma.

Protesta desautorizada

La concentración ante Exteriores fue desautorizada, por lo que la Decam comunicó a la Delegación del Gobierno en Madrid su intención de concentrarse ante la embajada. La protesta se inició de forma pacífica poco antes de mediodía, con la colocación de una pancarta ante la puerta del edificio en la que podía leerse: "Guinea Ecuatorial; Por la libertad de los presos políticos, por la libertad, la paz y la democracia".

Severo Moto, presidente del Partido del Progreso de Guinea Ecuatorial y presidente del autoproclamado Gobierno en el exilio, estuvo presente en los primeros momentos de la protesta y hasta que ésta se calentó. Él mismo describió así, en mitad de la calle, el inicio de los incidentes: "Han llegado y han reventado la Embajada. Era un grupo bastante nutrido. Dentro aún hay gente y aquí fuera estamos otros con pancartas". Poco después, dejó la zona.

El grupo de asaltantes entró por la fuerza en la Embajada de Guinea, sita en la quinta planta del número 91 de Claudio Coello. Teóricamente iban a entregar una carta de denuncia por la violación de derechos en el país africano. "Empezamos a escuchar ruidos como si estuvieran echando las paredes abajo y gritos", declaró una trabajadora de la Embajada de Dinamarca, que está en la cuarta planta. La primera secretaria de la legación diplomática, Victoriana Mbazogo Mangué, sufrió un fuerte golpe en la boca y un ataque de nervios al intentar impedir la entrada de los opositores.

El mobiliario de las oficinas quedó destrozado, incluidos el despacho del embajador (José Ela Ebang), la oficina de visados y hasta el baño. "Lo del baño ya estaba fatal, porque habían mojado a los de abajo", declaró el portero de la finca. Decenas de documentos quedaron esparcidos por el suelo, desde sobres con el membrete del presidente Obiang a contratos, como uno suscrito con una firma de comunicación para "potenciar y mejorar la imagen de la República de Guinea Ecuatorial en España".

Identificados en la calle

Tras los destrozos, la protesta siguió en la calle con la quema de una bandera del país y el destrozo de un retrato de Obiang. Para entonces ya había llegado a la zona una treintena de policías, la mayoría de las Unidades de Intervención Policial (UIP) y de los servicios de Información. Una vez que Mbazogo estuvo calmada y curada, fue acompañada a la calle por agentes de policía a fin de que identificara a los agresores y asaltantes.

Uno a uno fue señalando con el dedo a ocho de los concentrados, que fueron detenidos. Uno de ellos, Celestino Ogueme, acababa de denunciar la "connivencia del Gobierno y la policía española" con Obiang. Justo Bolekia aseguró que entre los apresados se encontraba también el abogado Francisco Fernández Goberna, letrado de Severo Moto y autor de sendas denuncias contra Obiang por terrorismo y narcotráfico. Mbazogo rehusó hacer declaraciones.

El periodista de la agencia Efe Anatalon Okue fue retenido por la policía hasta ser identificado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de junio de 2005