Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los conservadores arrasan en las elecciones al Consejo Fiscal

La Asociación de Fiscales (AF), conservadora y mayoritaria en la carrera judicial, arrasó ayer en las elecciones al Consejo Fiscal al obtener seis vocalías frente a las tres de su rival, la Unión Progresista de Fiscales (UPF), en unas elecciones en las que los candidatos conservadores doblaron en votos a los progresistas. Fernando Sequeros, fiscal del Tribunal Supremo, no asociado, se quedó a 11 votos de obtener un puesto.

Los nuevos consejeros fiscales de la AF son: Fernando Cotta, destinado en la Inspección Fiscal, el más votado, con 626 sufragios; Francisco Jiménez Villarejo, fiscal de Málaga; José María Parra, fiscal jefe de Tarragona; Rosa Rubio, de Canarias; Fernando Herrero Tejedor, fiscal de Sala de lo Militar del Tribunal Supremo; y Luis Uriarte, de la Audiencia de Pontevedra.

Los tres consejeros de la Unión Progresista de Fiscales son José María Casado, fiscal jefe de Gerona (335 votos); Ana Belén Gil, fiscal de Barcelona, y Adrián Salazar, fiscal de Baleares quien, con 309 votos frente a los 298 del no asociado Fernando Sequeros, se hizo con el último puesto del Consejo. El cabeza de lista de la UPF, Mariano Fernández Bermejo, fiscal de lo Contencioso del Supremo, obtuvo 287 votos pero no salió elegido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de junio de 2005