Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:FLAMENCO

Cantar valiente

Cantó valiente Marina Heredia. Casi al límite en muchos momentos de su recital, que empezó con una secuencia de estilos a palo seco -cante de trilla, pregón del uvero, toná-, como si quisiera hacer una declaración de principios. Cantó bien la guapa granadina, aunque a veces no pudiera matizar idóneamente por ir tan alcanzada de voz. Brillante su soleá.

Bailó Sara Baras, acompañada por un grupo de pequeño formato. La farruca y soleares / bulerías. Dos bailes largos, en los que se explayó a conciencia. Se explayó, sobre todo, en el juego de punta y tacón, zapateando hasta la exasperación. Mucho paseo entre repique y repique, mucho parar las guitarras y apenas baile que no fuera de pies. Sara Baras bailó entregada, con entusiasmo digno de mejor causa porque, a fin de cuentas, tanto como se excedió en el taconeo echamos en falta el baile de cuerpo.

Flamenco Pa'Tós

Guitarra en concierto: Enrique de Melchor. Cante: Marina Heredia. Baile: Sara Baras. Colegio de Médicos. Madrid, 20 de junio.

Por delante actuó Enrique de Melchor en concierto. Las deficiencias de sonido hicieron de su toque un barullo difícil de asimilar. Todo fue confuso, no limpio, impropio de un lugar como el que nos acogía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de junio de 2005