MOTOCICLISMO | Gran Premio de Cataluña

Elías cede su moto a Checa y Pedrosa se queja de su equipo

Toni Elías se agarraba a un clavo ardiendo. El piloto quería subirse a la moto mañana, en Motmeló, en su casa. Tras un buen inicio de temporada en su primer año en MotoGP, Elías sufrió un accidente el pasado 15 de mayo durante los entrenamientos posteriores al Gran Premio de Francia, en Le Mans. En la caída, el piloto de Yamaha sufrió una triple fractura en la muñeca izquierda, además de una fisura en el maleolo peroneal de la misma pierna. Los pronósticos auguraban que Elías se perdería la quinta carrera de la temporada, en Mugello, donde le sustituyó David Checa (19º) y que, de regresar en el Gran Premio de Cataluña, lo haría en unas condiciones físicas muy mermadas. Ayer, protegido por un guante, con la zona de la muñeca ostensiblemente más ancho de lo normal y con la caña de la bota izquierda aflojada, Elías se subió a su M1, con ayuda, para rodar en la primera sesión de entrenamientos libres. "Tras el ensayo de la mañana pensaba que podría aguantar", declaraba alicaído el piloto catalán tras la sesión de la tarde. "Tras cinco vueltas en la sesión de la tarde, la muñeca me dolía muchísimo. Mi cabeza daba la orden de girar hacia la derecha y la muñeca no me respondía. A pesar de correr en Montmeló, lo más inteligente es que no arriesgue. Además, la experiencia es positiva porque hacía tiempo que no me subía a la moto y estas 35 vueltas me van a servir como entrenamiento para Assen. Lo único que me sabe mal es que David no haya podido rodar hoy".

Más información

David Checa, un piloto espontáneo, estaba, apesumbrado por Elías, pero por otra parte se sentía contento por la nueva oportunidad que se le brindará mañana. "En Mugello ya hice suficiente gasto", declaraba sonriente Checa al referirse a las caídas que sufrió en los entrenamientos en Italia. "Me he enterado de que correré mientras miraba los entrenamientos por la tele", prosiguió. "La verdad es que es un papelón porque he perdido un día de entrenamientos, pero alguien tiene que correr. Se me van a poner los pelos de punta cuando salga y vea a la gente de mi pueblo animándome".

A los problema físicos de Elías se juntaron las quejas de Dani Pedrosa, octavo en el cuarto de litro. "No ha sido un entrenamiento como debía ser. Espero que mañana nos organicemos mejor el trabajo en el box y el tiempo nos cunda más", precisó el piloto, contrariado por el trabajo del equipo en los talleres. Igualmente Sete Gibernau pedía a los técnicos que mejoraran las prestaciones de su moto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0010, 10 de junio de 2005.

Lo más visto en...

Top 50