Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscal también pide la recusación de la sala del 'caso Atutxa'

La Fiscalía vasca se ha adherido a la recusación solicitada por la defensa de los tres magistrados que componen el tribunal que debe juzgar a los tres acusados en el caso Atutxa, al considerar que existen "dudas razonables" sobre "su parcialidad", ya que fueron quienes resolvieron el recurso de apelación que el sindicato Manos Limpias interpuso contra el archivo inicial de la causa, decidido por la juez instructora, Nekane Bolado.

El auto de la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior vasco que reabrió la causa consideraba que había "indicios de criminalidad" contra los tres imputados: el ex presidente de la Cámara vasca, Juan María Atutxa (PNV), y los miembros de su Mesa Gorka Knörr (EA) y Kontxi Bilbao (EB).

La fiscal jefe del alto tribunal, María Ángeles Montes, señala en su escrito, de 11 folios y con fecha de 6 de junio, que el presidente del Superior, Fernando Ruiz Piñeiro, y los magistrados Antonio García y Roberto Sáiz destacaron en su auto "la conciencia y la voluntad" de los acusados de "incumplir" la orden del Supremo de disolver Sozialista Abertzaleak (SA), el grupo de la ilegalizada Batasuna. Para Montes, de esta forma los miembros del tribunal que deben juzgar en su día la causa "han valorado cuestiones de fondo sustancialmente idénticas a las que deben ser objeto de pronunciamiento en la vista pública".

La fiscal invoca una sentencia del Tribunal Constitucional de marzo de 2004 que resolvió "un tema similar" y que dictaminó que "se había vulnerado el derecho a un proceso con todas las garantías en el concreto contenido del derecho a la imparcialidad", ya que los mismos magistrados que juzgaban el caso "se habían pronunciado previamente en el auto por el que dejó sin efecto del archivo de la causa".

Montes cree que "la sala ha tenido ocasión de examinar y valorar el tema a enjuiciar y lo ha hecho emitiendo anticipadamente conclusiones sobre cuestiones esenciales que habían de ser objeto" del propio juicio.

La sala, por contra, cree que no está contaminada en esta causa, pese a haber revocado el pasado 22 de febrero el auto de archivo dictado por la juez. La Sala de Gobierno del Tribunal Superior será la que nombre un juez instructor que resuelva este incidente de recusación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de junio de 2005