_
_
_
_
FÚTBOL | Fase clasificatoria para el Mundial de Alemania 2006

El Europeo de Suecia 92, el último fracaso

El último precedente de agonía clasificatoria de España para una gran competición fue la fase previa de la Eurocopa de Portugal 2004. La selección, dirigida entonces por Iñaki Sáez, tuvo que disputar una repesca ante Noruega para participar finalmente en el torneo. El equipo español, que venció al nórdico tanto en la ida (2-1) como en la vuelta (0-3), se había complicado el camino por su empate (2-2) en la liguilla contra Ucrania, su derrota en Zaragoza ante Grecia (0-1) y su mísero empate (0-0) en Irlanda.

Ahora se encuentra en una situación semejante a la que se le presentó entonces, cuando aún faltaban los últimos tres encuentros del grupo. Si España pierde ante Serbia en campo propio el próximo 7 de septiembre, su futuro empezará a tomar semejanzas muy preocupantes.

A la repesca acudirán en esta ocasión los seis peores segundos de los ocho grupos, pues los dos mejores se clasificarán directamente. Pero España, en este momento, no está ni de lejos entre los dos segundos con más puntos: la República Checa, con 21; Eslovaquia, con 17, e Inglaterra, con 16. Es la primera en su grupo, con 13, pero tiene un partido menos que Serbia, con 12 en seis encuentros.

Las últimas grandes competiciones en las que la selección española no ha estado presente fueron el Mundial de Alemania, en 1974, y la Eurocopa de Suecia, en 1992. En la clasificación para el Mundial de Corea y Japón, en 2002, ganó seis partidos y empató otros dos. No perdió ninguno. Por ejemplo, para la clasificación para la Eurocopa de 2000, en Holanda y Bélgica, ganó todos sus partidos menos uno -el célebre patinazo de Javier Clemente ante Chipre (3-2) que le obligó a dimitir en el primer envite-. En la liguilla que antecedió al Mundial de Francia, en 1998, completó toda la fase sin perder ni un solo partido: ganó ocho y empató dos. Además, marcó 26 goles y sólo recibió seis. Exactamante los mismos dígitos, en lo que a victorias se refiere, que obtuvo en la previa de la Eurocopa de 1996, en Inglaterra, cuando la selección no perdió ningún encuentro, ganó ocho y empató dos: sacó 26 puntos por 21 la danesa.

En el fiasco más cercano, el de la Eurocopa de Suecia 92, España sólo pudo ser la tercera de su grupo y no disputó, por tanto, el torneo. Perdió cuatro partidos de los ocho que disputó: a domicilio, ante Checoslovaquia (3-2), Francia (3-1) e Islandia (2-0), y en casa, frente a Francia (1-2).

Para encontrar otra ausencia hay que remontarse al Mundial de Alemania en 1974, cuando España perdió (0-1) el desempate contra Yugoslavia en Francfort.

A la selección española le restan ahora tres encuentros. Si venciese en los tres, se clasificaría independientemente de lo que hicieran sus rivales. Primero, se medirá en el estadio Bernabéu a Serbia, que habrá disputado cuatro días antes su choque como local ante Lituania; más tarde visitará a Bélgica y concluirá en casa frente a la débil San Marino.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_