Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Conde-Pumpido releva al fiscal del Supremo que lleva casos de aforados

El fiscal general sustituye a Eduardo Torres- Dulce con el voto en contra del Consejo

El fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, decidió ayer relevar al fiscal jefe de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, Eduardo Torres-Dulce, y su sustitución por Juan Ignacio Campos Campos. Conde-Pumpido justificó esta decisión por la "pérdida de confianza" en la gestión de Torres-Dulce, que dirige la Sala del Supremo encargada de las causas contra aforados (presidente del Gobierno, ministros, diputados y senadores).

El portavoz parlamentario del PP, Eduardo Zaplana, exigió ayer la inmediata comparecencia de Conde-Pumpido en el Congreso de los Diputados para que explique esta medida, adoptada contra el criterio expresado por el Consejo Fiscal, que había votado a favor de la continuidad de Torres-Dulce, muy influyente en la mayoritaria y conservadora Asociación de Fiscales.

El relevo se produce en aplicación del nuevo Estatuto Fiscal, aprobado durante el mandato del PP con la oposición del PSOE y que sirvió para el relevo sólo unos meses después del fiscal Anticorrupción, Carlos Jiménez Villarejo, y del fiscal jefe de Madrid, Mariano Fernández Bermejo, ambos progresistas, cuando investigaban supuestas tramas delictivas que podían afectar a diversos dirigentes del Partido Popular.

El PSOE consideró entonces aquellos relevos "intolerables", amenazó con romper el Pacto por la Justicia suscrito con el Gobierno de José María Aznar y prometió una reforma legal del Estatuto Fiscal que, 14 meses después de alcanzar el poder, todavía no ha iniciado.

Juan Ignacio Campos, el nuevo fiscal jefe de la Sala Penal del Supremo, ingresó en la carrera hace 27 años. Ha estado destinado en Barcelona y Madrid. Desde 1996 se encuentra adscrito al Tribunal Supremo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de junio de 2005