Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

10.000 euros de multa a cada 'ultra' del Atlético

Antiviolencia pide que se les prohíba entrar a los estadios durante cinco meses

Antiviolencia pide a la Delegación del Gobierno en Madrid que sancione con 10.000 euros de multa a los siete ultras identificados de los 11 que irrumpieron por la fuerza en un entrenamiento del Atlético e insultaron y amenazaron a los jugadores. A la comisión no le consta la identidad de los otros cuatro. También solicita que se les vete el acceso a los recintos deportivos durante "no menos" de cinco meses.

Las sugerencias de Antiviolencia ya están en la mesa del delegado del Gobierno en Madrid, que transformará el expediente, tras escuchar a las partes, en una sanción firme. Eso sucederá en aproximadamente dos meses. De ese modo, los cinco meses de prohibición de tener acceso a los recintos deportivos empezarán a contar, más o menos, desde el inicio de la próxima campaña.

Antiviolencia no tomó ninguna determinación sobre los incidentes que provocaron algunos miembros de la peña ultra del Valencia Yomus, que no dejaron salir a los jugadores de su equipo del aparcamiento del estadio. "Se le ha solicitado un informe nuevo al coordinador de seguridad del Valencia porque en su primer escrito no figuraban los hechos", explican desde la comisión y agregan: "Además, aún no están identificados los participantes".

Sobre su inhibición en el caso del camerunés Eto'o, multado por el Comité de Competición el pasado martes con 12.000 euros por gritar "Madrid, cabrón, saluda al campeón", la comisión aduce que está "conforme" con la multa aplicada. "Si no nos hubiera parecido suficiente, habríamos instado a endurecerla, como sucedió en el caso de los insultos racistas de Luis Aragonés". Los jugadores, el cuerpo técnico y los directivos pertenecen "al ámbito federativo", por lo que el primer paso de un castigo debe partir de Competición.

"Es cosa suya, aunque fuera en una fiesta tras un partido, porque el contexto, la celebración de un título, se considera deportivo", señalan algunas fuentes, que conceden ciertas incoherencias en ocasiones "porque no se puede estar detrás de los comités federativos constantemente"

Por otra parte, Antiviolencia decidió no solicitar ninguna sanción para el grupo de seguidores del Atlético que se levantaron para increpar al presidente, Enrique Cerezo, durante un encuentro contra el Betis hace dos semanas. La entidad madrileña pidió una sanción a Antiviolencia, al igual que para los ultras que asaltaron el entrenamiento, y expulsó del club sólo a uno de los que increparon a Cerezo.

Ese uno resulta ser José Luis Sánchez, el líder de la asociación Señales de Humo y opositor a la gestión del Consejo de Administración. Sánchez anunció ayer que presentará una demanda contra el consejo por "gestión desleal".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de mayo de 2005