Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | 37ª jornada de Liga

El Málaga cierra el curso en casa con una sosa victoria sobre el Racing

Tarde de sentimientos encontrados la que ayer vivió la afición malaguista en La Rosaleda. Por un lado, el Málaga se afanó por regalar a sus seguidores un triunfo en su despedida en casa, algo que no ocurría en Martiricos desde hace casi tres meses y que, aunque tardía y estéril, se agradeció. Por otro, los aficionados, hastiados, cruzaron desalentadoras apuestas sobre cuántos de los jugadores que ayer alineó Antonio Tapia seguirán en el equipo la próxima temporada.

Habituados a los sucesivos desmantelamientos de la plantilla al final de cada temporada, los seguidores del Málaga asistieron en casa a la última actuación del que ha sido el equipo habitual de Tapia. De los once, hasta cuatro jugadores tienen ya casi listas las maletas para buscar nuevos aires. La marcha de Baiano, Juanito, Miguel Ángel e Iznata se da casi por segura, nombres a los que se pueden unir otros como Tote, Amoroso, Wanchope o Míchel.

MÁLAGA 2 - RACING 0

Málaga: Arnau; Gerardo, César Navas, Fernando Sanz, Valcarce; Edgar (Juan Rodríguez, m. 72) , Romero (Míchel, m. 59), Juanito, Duda; Miguel Ángel, Baiano (Amoroso, m. 80).

Racing: Toño; Pedro López, Mora, Regragui, Bertín, Ayoze; Anderson, Pablo Sierra, Torrado; Jonatan (Aganzo, m. 50), Arizmendi, (Juanjo, m. 71).

Goles: 1-0. M. 18. Edgar se hace con un mal rechace de la defensa y bate a Toño. 2-0. M. 90. Amoroso culmina una jugada personal y bate a Toño.

Árbitro: Pino Zamorano. Amonestó a Mora, Anderson, Míchel y Torrado.

Unos 10.000 espectadores en La Rosaleda.

Con la cabeza así de entretenida, a los espectadores poco les importó asistir a una pachanga veraniega en la que lo más entretenido fue contar los sucesivos cortes del juego provocados por las continuas tarascadas que, ante la falta de ideas y ganas, se propinaban unos y otros. El gol de Edgar fue celebrado por todo lo alto, no fuera a ser que resultara lo único que celebrar en toda la tarde. Y no se equivocaron los hinchas malaguistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de mayo de 2005