Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un 'puente' negro sobre el Turia

Reacciones diversas en el público ante el fugaz y sorprendente 'arco iris' de pólvora de Cai Guo-Qiang lanzado en el antiguo cauce

Nadie sabía a ciencia cierta qué iba a ver. Cuando acabó de súbito la primera ráfaga de las 2.000 carcasas que se lanzaron ayer al mediodía en el antiguo cauce del Turia, se bajaba la mirada del cielo con expresión entre perpleja y desconcertada. Al poco estallaron la segunda y la tercera ráfagas y se formó un peculiar y fugaz arco iris del que destacó más la cadencia sonora y el intenso negro de la pólvora proyectada sobre el azul que la forma irregular del arco que se perseguía. Todo en poco más de un minuto.

La gente acudió en gran número a ver la intervención artística del creador chino Cai Guo-Qiang organizada por el IVAM, que pretendía también rendir homenaje a los víctimas del 11-M. Las reacciones fueron desiguales. Los aplausos, muy tímidos. Para algunos fue un fiasco; otros lo apreciaron entre risas. "Nos reímos porque nos hemos tenido que proteger de los cascotes negros que han caído [en la parte recayente a la calle de Pintor López]. Pero ha sido sorprendente y original", decía Daniel. "Me ha interesado sobre todo el uso de la pirotecnia como lenguaje artístico", comentaba Patricia. "Al principio el susto no me ha dejado ver nada y luego ha sido bastante estremecedor", apuntaba Juan Carlos. "Muy diferente a las fallas, claro, pero sorprendente. Me ha encantado", opina Concepción, mientras su marido Luis, asentía. "A mi ha perecido un poco una tomadura de pelo", sancionó Andrés.

David Rodríguez, comisario de la intervención, aseguraba que había salido como esperaban. Hubo viento, pero no tanto para impedir el arco. Cai Guo-Qiang también estaba satisfecho, al igual que los técnicos de Pirofantasía y Europlà, que han colaborado. El artista chino señaló que había sido "más bello" de lo que había pensado y se mostró satisfecho con la reacción de sorpresa, con "la velocidad" de los fuegos artificiales y sobre todo con la "impresión del negro" sobre el cielo. "Es un desafío", agregó al tiempo que elogiaba el trabajo de los técnicos valencianos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de mayo de 2005