OPINIÓN DEL LECTORCartas al director
i

Hedores en El Capricho

Vayan al parque de El Capricho (abierto sólo sábados, domingos y festivos), acérquense a cualquiera de sus estanques, que no son precisamente dorados, y comprueben el lamentable estado en que se encuentran, con aguas putrefactas que desprenden un olor nauseabundo. Ello empaña totalmente la belleza de uno de los parques más bonitos de Madrid e, incluso, creo que podría poner en riesgo la salud de los patos y demás aves que lo habitan.

Esta situación de deterioro lleva produciéndose desde hace más de un mes, según me reconoció uno de los empleados al que pregunté por qué no se hacía algo para evitarlo, respondiéndome que se debe a la no realización a tiempo del vaciado y limpieza de los estanques para contrarrestar los efectos del polen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 21 de mayo de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50