Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL | 37ª y penúltima jornada de Liga

El 'derby' del honor

Luxemburgo apela ante el Atlético a "la dignidad" de sus jugadores

Pocos cambios se han dado en la cabeza de la Liga desde que Vanderlei Luxemburgo dijo a primeros de mayo, en plena caza del Barça, que "no es lo mismo ganar títulos que ir los segundos; por eso no es fácil mantener la concentración en cada partido". Veinte días han pasado, el equipo catalán esquivó el cerco y el Madrid tiene el segundo puesto asegurado. Así que ayer al entrenador brasileño no le quedó más que apelar a "la dignidad y la profesionalidad" de sus jugadores para enfrentarse al Atlético.

Luxemburgo no sólo exige los tres puntos en su segundo derby, sino que ya sondea la estabilidad de los cimientos del sexto proyecto de Florentino Pérez. "Tengo contrato para la próxima temporada y todo continúa igual", fueron sus palabras. Por si no había quedado claro que no necesita que le hablen de su futuro, agregó: "Como profesional, casi todos quieren que continúe, pero lo más importante es que estoy contento con el trabajo realizado. Conmigo nadie ha discutido sobre mi continuidad internamente". Tranquilo por los servicios prestados -desde que el 31 de diciembre aterrizó en Barajas redujo la ventaja del cuadro de Frank Rijkaard de 13 a 6 puntos- y sin entrar en descartes o posibles fichajes, el relevista de José Antonio Camacho y Mariano García Remón es un hombre "feliz": "Los jugadores han comprendido mi mensaje".

Por eso, fiel a su filosofía de que la disciplina, la unión, el trabajo y la profesionalidad todo lo pueden, hoy no regalará minutos a nadie, ni siquiera a quienes acaban sus contratos, en el último partido de la campaña en el Bernabéu, en que se sólo se homenajeará a Hierro, quien, tras retirarse en el Bolton, hará el saque de honor: "No voy a cambiar nada. No estamos en la despedida de nadie para darle minutos, sino en un partido oficial y dentro de un esquema de trabajo". Así se mostró Luxemburgo, que ni cambió su discurso duro ni variará el once inicial. Salvo la novedad de Pavón en el centro de la defensa -Helguera está sancionado-, ni Guti ni Figo estarán al principio. El centrocampista saltará, en todo caso, para aprovechar los espacios que el cansancio origine en los últimos 20 minutos. Zidane se ha recuperado a tiempo de sus molestias en un tobillo.

"El del Calderón fue un partido muy difícil (0-3), nos llegaron muchas veces y Casillas realizó tres o cuatro paradas importantes. Tenemos que jugar con concentración", previene Luxemburgo. Esta noche, en el clásico más descafeinado de los últimos tiempos, el preparador de Río de Janeiro sólo quiere una victoria para compensar a la afición. Una hinchada que, pese a los problemas, no boicoteó un entrenamiento como el jueves hicieron once integrantes del Frente Atlético: "Lamentable. Si quieres protestar, hazlo en la grada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de mayo de 2005