Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un detenido por un incendio quema el calabozo en el que estaba arrestado

Un hombre que había sido detenido por provocar un incendio en unas casetas de obra quemó anoche la manta de su calabozo en la comisaría de Policía de Coslada, lo que obligó a desalojar a todos los arrestados, según fuentes policiales. Una ambulancia trasladó al hospital de la Princesa al detenido incendiario por si hubiera tragado humo provocado por su incendio.

El suceso ocurrió 15 minutos después de la medianoche en la comisaría de Coslada-San Fernando, en la calle del Guadalquivir. Los agentes observaron que salía humo de la celda de un hombre que había sido arrestado horas antes mientras incendiaba una caseta de obras de un edificio de la Policía Local.

Los propios policías lograron apagar la manta que el preso había comenzado a quemar, pero llamaron a los bomberos para que extrajeran el humo de las dependencias, a consecuencia del cual hubo que desalojar a los otros seis o siete detenidos que había en esos momentos en los calabozos de la comisaría.

Antes de que se lo llevaran al hospital, el presunto pirómano confesó que había incendiado la manta con un mechero que se había encontrado en la propia celda. Fuentes policiales aseguraron que el detenido había sido minuciosamente cacheado antes de ingresar en el calabozo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de mayo de 2005