DANZA

Recuerdos y poesía en las propuestas coreográficas

Las piezas coreográficas salpicadas de datos autobiográficos, recuerdos, poesía o nostalgia han empapado la cartelera de varios teatros pequeños en Madrid. El montaje Mamaíta, no soy mala, que firma el director del festival de teatro Escena Contemporánea, Mateo Feijoo, es un solo de danza que comparte el escenario de la sala Pradillo con músicos a pie de pista. "Es una vida de recuerdos con trasfondo autobiográfico que cierra un tríptico dedicado a la mujer", define el propio autor (hasta el 15 de mayo, a las 20.30).

El ciclo Danzapiés de la sala Triángulo acoge a varias compañías que llegan cargadas de poesía y reflexiones sobre el destino. Formaciones artísticas como La Sola Danza, con 998 veces; el ballet de Ana Montaña o Cruceta Ballet Flamenco, con Otelo, forman parte del plantel de artistas invitados al ciclo.

Por otro lado, la compañía de Daniel Abreu se despide este fin de semana del teatro El Canto de la Cabra (hoy y mañana, 21.00) donde ha estado interpretando A cal/ Se me escapa entre los dedos, con la colaboración del aula de danza de la Universidad de Alcalá de Henares y la compañía Provisional Danza, entre otros.

Otra despedida es la del Ballet de Víctor Ullate, que se marcha mañana del teatro Albéniz (hoy, a las 20,30, y mañana, a las 19.00) donde ha presentado dos de los cinco nuevos proyectos que la compañía ha afrontado este año.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción