El tenor Juan Diego Flórez anuncia "una fiesta de la voz" en la ópera 'La Sonnambula'

El tenor Juan Diego Flórez (Lima, 1973) anunció ayer "una fiesta del bel canto y la voz" en las representaciones de La Sonnambula, de Bellino, que cierra la temporada de ópera de la Asociación Bilbaína de Amigos de la Ópera (ABAO). La Sonnambula se representará en el Palacio Euskalduna de Bilbao los días 14, 16, 18 y 21 de este mes, en una producción del Maggio Musicale, de Florencia.

El tenor peruano, el último fenómeno del mundo de la ópera, encumbrado por por la belleza de su voz y su apabullante técnica, y señalado por Luciano Pavarotti como la gran figura de la nueva generación, cantará el rol de Elvino, el primer papel que Alfredo Kraus dejó de hacer porque entendía que el público no reconocía sus dificultades. Toda la atención en La Sonnambula recae sobre la soprano que interpreta a Amina, encarnada en esta ocasión por la estadounidense Mary Dunleavy.

"Es una ópera para los cantantes, que muestran qué es lo que pueden hacer con su voz en estas maravillosas melodías bellinianas", dijo Juan Diego Flórez, considerado el mejor tenor actual para el repertorio de Rossini, Bellini y Donizetti.

La presencia de Flórez constituye "los fuegos artificiales" que la ABAO promete para la clausura de la temporada, en un elenco que destaca por su juventud. La soprano italiana Alessanda Marianelli, de 19 años, en su tercera temporada profesional, cantará el papel de Lisa, y el bajo ruso Ildar Abdrazakoz, de 29, será el conde Rodolfo. Flórez regresa a cantar a la temporada de la ABAO, seis años después de su debú en la ópera El barbero de Sevilla.

El italiano Riccardo Frizza dirigirá a la Orquesta Pablo Sarasate, de Pamplona, y Boris Dujin al Coro de Ópera de Bilbao. El montaje escénico fue dirigido por Federico Tiezzi para el Maggio Musicale de 2000. Tiezzi entiende que Amina, la protagonista de La Sonnambula, es una muchacha enferma que llega al final de la representación convertida en una mujer. Tiezzi ha ambientado el primer acto en una clínica suiza; para el comienzo del segundo ha elegido un glaciar y, al final, una casa neoclásica.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS