Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

"¿Cómo es posible que suceda esto?"

El presidente del Movimiento contra la Intolerancia, Esteban Ibarra, pidió ayer a los vecinos de Villaverde que no se dejen "instrumentalizar" por los grupos nazis que están "motivando y organizando" incidentes racistas y xenófobos en el distrito tras la muerte de Manuel G.C., de 17 años, el día 2.

Ibarra señaló a Efe que los incidentes de las noches del miércoles y viernes pasados están "motivados y organizados por grupos racistas y xenófobos que instrumentalizan el dolor de la muerte de Manuel para promover cacerías de extranjeros, acoso y agresiones contra los inmigrantes de manera indiscriminada".

"Muchos inmigrantes se han dirigido a nosotros, uno de ellos ha sido la madre de Ndombele, el joven que fue asesinado en Costa Polvoranca; a ella le sorprendieron las agresiones en Villaverde donde había ido a ver a sus familiares", añadió.

Según Ibarra, "esta madre se preguntaba cómo es posible lo que está ocurriendo, me decía que a ella que le han matado a un hijo y a ningún negro le dio por cazar blancos, al contrario, está con el dolor de esta madre [la de Manuel] y no entiende cómo hay grupos de blancos que se dedican a cazar negros".

A su juicio, lo que está ocurriendo "es la instrumentalización de una pelea juvenil, sumada a una acción organizada en cuadrillas de 15 a 20 chavales que, guiados y movidos por organizaciones neonazis, con bates de béisbol, móviles y motos, buscando por las calles dónde se escondían los extranjeros para atacarlos".

17 heridos

Los datos que, según Ibarra, tiene el hospital Doce de Octubre, es que el balance de los últimos disturbios habla de 17 heridos, y se ha creado "un clima de terror y miedo que no se había visto aquí en la vida", con disturbios "que duraron tres horas y durante los cuales no hubo una sola detención ni tampoco identificaciones", pese a que durante la madrugada "se oyeron disparos".

EL PAÍS trató de confirmar ayer el número de heridos, pero el Doce de Octubre no pudo facilitar la cifra, al no encontrarse el jefe de Urgencias, pues las actas de ese día no precisan si los heridos atendidos procedían de Villaverde u otro lugar.

"Villaverde es un sitio donde parece que cualquier noche puede volver a haber enfrentamientos, incluso en la cacerolada de mañana [por hoy], y pido prudencia y mucha medida previa de seguridad porque hay riesgos de que se repitan los incidentes", subrayó.

Reconoció que "puede haber vecinos que estén muy cabreados, pero hay que pedirles que no se dejen utilizar por grupos xenófobos, que utilizan el crimen en su beneficio". También denunció que los responsables del estadio Santiago Bernabéu, no retiraran "una pancarta de la grada, con un eslogan xenófobo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de mayo de 2005