Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La SEPI anuncia que el hipódromo abre en otoño, tras nueve años inactivo

Las tribunas y los aseos serán portátiles, pues Cultura impide remodelar las instalaciones

El hipódromo de la Zarzuela está sumido desde hace nueve años en un laberinto de obstáculos que han impedido su reapertura. La Sociedad Española de Particiones Industriales (SEPI), que gestiona las instalaciones, anuncia ahora su intención de abrir en otoño de manera precaria.

La remodelación de las instalaciones no ha sido posible. Sólo se ha construido la pista de hierba. Las tribunas y los aseos serán portátiles, porque las gradas fijas y sus servicios complementarios no se pueden arreglar hasta que el Ministerio de Cultura finalice el informe previo a la declaración de Bien de Interés Cultural. Este expediente se abrió en 1981.

Profesionales y propietarios dicen que "parece increíble" que después de nueve años de inactividad nadie haya reparado en este condicionamiento. Ni Patrimonio Nacional, que es propietario de las instalaciones, ni la SEPI, que se ha hecho cargo de ellas para intentar reactivarlas, han tenido en cuenta este requisito. Tampoco esta situación se reflejó en el concurso para la remodelación del hipódromo, que ganó hace un año el estudio de arquitectura de Junquera. "No podemos tocar nada", dice Gregorio Máñez, responsable de la SEPI en la Zarzuela.La paralización de la anunciada remodelación del hipódromo de la Zarzuela se produce después de que en 1981 se iniciara un expediente para declarar Bien de Interés Cultural estas instalaciones.

El informe está sin acabar y hasta que los técnicos del Ministerio de Cultura no concluyan su trabajo, todas las obras están prohibidas. El voladizo construido por el ingeniero Eduardo Torroja es la causa de la protección existente en estas instalaciones. En un intento de preservar al máximo esta joya arquitectónica, el entonces ministro de Cultura, Iñigo Cavero, inició este trámite administrativo, que no ha concluido 24 años después.

"Ahora me consta que el Ministerio de Cultura ha retomado el trabajo", añade Máñez. Lo que tienen que hacer los técnicos de Cultura es determinar lo que es Bien de Interés Cultura y lo que está fuera de esta condición. "Mientras tanto no podemos hacer nada, ni tan siquiera colocar un azulejo caído en los cuartos de baño", explica el responsable de la SEPI en el hipódromo de la Zarzuela.

Reanuda la actividad

Así las cosas, el hipódromo retomará en principio su actividad en otoño, pero con instalaciones provisionales tras cerrarse por problemas de gestión. La SEPI está buscando gradas portátiles y carpas de quita y pon. Hasta los aseos serán móviles porque, mientras el Ministerio de Cultura no dé la autorización, no podrán iniciarse las obras.

"Nosotros nos comprometimos a retomar la actividad del sector en otoño y ése es nuestro objetivo. Si hay que montar instalaciones portátiles, lo haremos. Lo importante, la pista de hierba, ya está lista", dice Máñez. Ésta está acabada también después varios contratiempos.

Una tormenta puso en peligro el sembrado, pero al final se arregló. La de arena también funciona. Así que los casi 800 caballos que hay fuera del recinto pueden regresar porque tienen donde entrenarse. Pero aquí aparece otro problema. Los boxes no están listos. De nuevo la paralización de Cultura aparece como freno.

El hipódromo contaba cuando estaba en plena actividad con casi 1.000 boxes, pero sólo 550 han podido ser reformados, el resto están sujetos a la paralización de Cultura.

Por todo ello, la SEPI establecerá rigurosos criterios para admitir de nuevo a los pura-sangres. "No hay una fecha concreta, pero creo que en 45 días los caballos podrán volver al hipódromo de la Zarzuela", anunció Máñez.

Inés Sabanés, portavoz de IU, ha seguido desde el año 1999 muy de cerca la evolución de la crisis del hipódromo. La edil se muestra sorprendida por este nuevo contratiempo. "Está claro que hay una mano negra que impide que estas instalaciones recuperen la normalidad. Nadie se puede creer este cúmulo de despropósitos. Concursos anulados y errores jurídicos y técnicos continuos".

Sabanés asegura que es "sospechoso" todo lo que rodea al hipódromo y anuncia que su partido pedirá explicaciones. "Haremos una pregunta al alcalde para que nos explique qué está pasando. Hace ya tiempo advertimos a Urbanismo de la situación de estas instalaciones. También haremos una pregunta en el Senado para que el Estado responda. Aquí hay muchas explicaciones que dar y mucha gente, sobre todo profesionales, que están pendientes de la recuperación de esta actividad", añade la portavoz de IU.

El hipódromo también tiene pendiente otro asunto relacionado con los profesionales que se instalaron como inquilinos en las viviendas acondicionadas junto a las cuadras. De las 33 familias que residían allí, 20 se acogieron a un plan del Ivima que les dio pisos fuera del recinto, pero 13 de ellas se negaron y están pleiteando con la Abogacía del Estado.

Patrimonio Nacional, que es el propietario de las instalaciones, asegura que nada de lo que sucede en el hipódromo es de su responsabilidad. "La gestión es de la SEPI, y la paralización, de Cultura", señala un portavoz. Pero parece increíble que Patrimonio Nacional en nueve años, cuando se cerraron las puertas del hipódromo, haya convocado concursos para remodelar el centro, desconociendo la protección de las instalaciones que impide las obras y que incluso convocará otro concurso para dar la gestión a una empresa privada, incluyendo los derechos de las apuestas, que no eran competencia suya.

Profesionales, propietarios y aficionados coinciden con la SEPI en que lo importante es retomar la actividad del hipódromo cuanto antes. Ahora, salvo nuevas complicaciones, para abrir y poder instalar las gradas portátiles, sólo se necesita la licencia de actividad y una autorización de la Concejalía de Medio Ambiente. Las gestiones ya están iniciadas. "En Gerencia de Urbanismo está ya el expediente del hipódromo", señaló ayer un portavoz. "Estamos trabajando en este asunto".

El hipódromo de la Zarzuela forma parte de las instalaciones con las que cuenta Madrid 2012 para albergar los Juegos Olímpicos que aspira a organizar la capital. En las pistas está previsto que se celebren las pruebas de hípica en todas sus modalidades.

El proyecto pendiente

Los arquitectos Jerónimo Junquera y Liliana Obal fueron elegidos para rehabilitar, modernizar y poner al día las tribunas y los edificios anexos al recinto hípico, así como el diseño de su entrada principal. Su idea: "Poner en valor lo que existe del edificio, siendo conscientes de que hay que adaptarlo al siglo XXI", afirma Junquera. Este proyecto es el que está paralizado ahora.

Hasta 42 estudios de arquitectura participaron en el concurso de ideas para acometer la segunda fase del proyecto de rehabilitación del recinto hípico, situado en el monte de El Pardo, que permanece cerrado desde hace nueve años.

Estos arquitectos han combinado en el proyecto la recuperación, la modernización y la puesta en valor de los edificios existententes. Van a eliminar las conocidas en el argot como adherencias arquitectónicas.

"El edificio ha sufrido algunas modificaciones desde que fue terminado en 1935. Se le han ido añadiendo zonas a medida que las necesidades así lo requerían. Esto ha supuesto que queden áreas que no se adecuan al concepto original de la construcción", explica el experto.

A partir de esta concepción, se va a ampliar el paddock -lugar donde el público puede ver a los caballos antes de las carreras- , construyéndolo más profundo, de modo que un mayor número de personas puedan presenciar este espectáculo. Además, está prevista la instalación de una cafetería panorámica en la tribuna central, y la reubicación de los palcos en las terrazas de las tribunas bajo las marquesinas de hormigón. Los más pequeños disfrutarán de sus propios espacios en la zona infantil.

El hipódromo de la Zarzuela, obra de los arquitectos Arniches y Domínguez, tiene como pieza clave una tribuna cuyo voladizo es obra del ingeniero Eduardo Torroja, que supuso en el momento de su construcción, hace casi siete décadas, una auténtica innovación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de mayo de 2005

Más información