Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La inyección de Cannavaro

La RAI emite un vídeo de 1999 en el que se ve al defensa italiano recibir un fármaco "legal"

El programa del segundo canal de la televisión pública italiana RAI, Punto e a capo (Punto y aparte) emitió anoche un vídeo con imágenes del defensa internacional italiano Fabio Cannavaro, actualmente en el Juventus de Turín, en el que se ve cómo es inyectado en un brazo antes de un partido. Sucedió el 11 de mayo de 1999, en el hotel Marriott de Moscú, cuando militaba en el Parma, y donde se alojaba su equipo antes de la final de la Copa de la UEFA que ganó al Olympique de Marsella, por 3-0.

Las imágenes, tomadas por una cámara del mismo Cannavaro y que duran unos siete minutos, muestran en una habitación a varios jugadores de entonces del Parma -a los que se les tapa la cara-, así como a un masajista y a un médico del club parmesano. En tono de broma, entre risas, aparece una camilla con fármacos y jeringuillas, y, en un momento, se ve a Cannavaro mientras el médico le inyecta en el brazo izquierdo Neoton, un cardiotónico compuesto de fosfocreatina. Es un fármaco que, en el programa, se señala que no es ilegal.

Cannavaro, mientras es inyectado, dice: "Ésta es la prueba de que damos asco". El médico le reprocha que se esté grabando la escena y dice: "¿Te filmas pinchándote?, esto es de depravados". Otro de los jugadores presentes también le pide a su compañero si él también puede pincharse.

Cannavaro exigió que no se emitieran las imágenes, pero no lo consiguió. El jugador envió un telegrama a Giovanni Masotti, presentador del programa, en el que le instaba "a la no emisión del vídeo". El programa había anunciado, como gran exclusiva, la emisión, pero sin dar el nombre del jugador. Cannavaro, en su nota, decía que a mediodía había recibido en la sede del Juventus una invitación para asistir al programa. "Estoy estupefacto al ver que en estos días se han difundido noticias sobre la emisión de un vídeo donde se ve a un jugador pinchándose, así como se han difundido datos que para periodistas y otras personas no es difícil identificar a ese jugador con mi persona", se recoge en el telegrama. El jugador negaba el consentimiento a la emisión explicando que el hecho se debe a un tratamiento médico y a "datos sensibles" que se relacionan con su salud.

Masotti, que reconoció haber recibido la filmación el pasado 2 de abril, consultó con el departamento jurídico de la RAI para estudiar si finalmente se podían emitir las imágenes, y al final se emitieron.

Al respecto, el también defensa francés del Juventus, Liliam Thuram, compañero de Cannavaro, dijo, aunque sin referirse a él, que con ello sólo se desea "manchar" a la persona. "Todos saben que esa inyección no era ilícita, pero ahora a la gente le quedará la duda. Con ello se va por un mal camino y el fútbol se destruye. El motivo de dar esas imágenes en el programa es el de acaparar audiencia y de insinuar la duda. En ocasiones alguno de nosotros se lleva la cámara al vestuario y se graban las bromas, estupideces que deben quedar ahí y no ser mostradas en televisión", concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de abril de 2005