Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP catalán apoya una Agencia Tributaria como la que veta el presidente

El PSPV reclama la retirada de la disposición transitoria propuesta por el presidente

El PP catalán apoya la inclusión en el Estatut de Cataluña de una Agencia Tributaria propia consorciada con la estatal, una fórmula idéntica a la que defienden los socialistas y que los populares valencianos rechazan. Isabel Escudero, vicesecretaria general del PSPV, afirmó ayer que la Agencia Tributaria es "tan importante" para los catalanes como para los valencianos. Populares y socialistas valencianos reanudaron ayer las negociaciones para la reforma del Estatut. El PSPV exigió volver a la posición anterior a la última propuesta del PP y retirar la disposición transitoria con la que el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, intentó cerrar la negociación.

Los socialistas exigen a los populares que reincorporen al texto "lo que han quitado"

Las comparaciones son inevitables cuando empiezan a conocerse detalles de los textos estatutarios que negocian otras comunidades autónomas. La reforma de Cataluña ya está muy avanzada, como la de Andalucía, en cuyo Parlamento entraron ayer las propuestas de reforma del PSOE, del PP y de IU. Los socialistas andaluces piden el reconocimiento de la deuda histórica, la gestión de los ingresos de la Seguridad Social -sin cuestionar la caja única- y la fijación de un cupo de inmigrantes. El PP pide limitar los mandatos del presidente y que las elecciones andaluzas no coincidan con otro proceso electoral.

Mientras, la propuesta de financiación que plantea el Gobierno catalán, con una Agencia Tributaria propia que recaude todos los impuestos y ceda al Estado el 50% de los ingresos, es, según Isabel Escudero, "de máximos" y "va mucho más allá" de lo que piden los socialistas valencianos: una Agencia Tributaria propia, consorciada con la estatal. Algo que el PP valenciano rechaza de plano pese a ser exactamente la misma fórmula que defienden los populares en Cataluña. En todo caso, remarcó Escudero, "la Agencia Tributaria para los valencianos es igual de importante que para los catalanes".

Por su parte, Joan Ribó, portavoz de EU-L'Entesa, se preguntó por qué el líder del PP catalán, Josep Piqué, defiende una Agencia Tributaria consorciada y Camps no. "O Camps es un timorato, o [Mariano] Rajoy discrimina a los valencianos respecto a los catalanes", sentenció Ribó.

La reivindicación del PSPV de incluir una Agencia Tributaria propia es el principal escollo en la negociación para la reforma y fue la que movió al PP a presentar el lunes una propuesta que pretendía dar por cerrado un acuerdo: era un texto descafeinado, con una disposición transitoria por la que "cualquier modificación de la legislación del Estado que amplíe el marco de competencias de las comunidades autónomas" sería "automáticamente asumida, si procede", por el Estatut valenciano. Esta fórmula fue unánimemente rechazada por los expertos constitucionalistas, que la consideraron inviable.

Ayer, socialistas y populares se reunieron de nuevo para desbloquear las conversaciones. Por un lado lo hicieron los portavoces, Joan Ignasi Pla y Serafín Castellano, y por otro, sus adjuntos, Antoni Such y Rafael Maluenda. Los primeros analizaron la petición del PSPV de negociar, junto a la reforma, un acuerdo político para modificar las leyes de Ràdio Televisió Valenciana, de Publicidad Institucional, Electoral y del Consell Jurídic Consultiu, así como aprobar una ley del Consejo del Audiovisual. Mientras, Such y Maluenda abordaron el articulado del proyecto. Eso sí, con la exigencia de los socialistas de "volver a las posiciones anteriores ya pactadas". Esto es, retirar la polémica transitoria y recuperar el anterior texto, con todo lo que ambos grupos habían pactado. Maluenda quedó en contestar.

Such explicó que pidió a los populares que incorporen "todo lo que han quitado". Como el cumplimiento de las normas de la AVL por todas las administraciones. El PP había puesto que esa normativa tendrá que "ser observada", cuando lo acordado era que sea "de obligado cumplimiento". O el Consell de la Justicia, al que el PP convertía en órgano consultivo, cuando se había acordado una fórmula indeterminada que dejaba abierta la puerta a una posible reforma de la Justicia de ámbito estatal que convirtiera al TSJ en última instancia.

Y, por supuesto, el PSPV pide que se incorpore la Agencia Tributaria, aunque con la posibilidad de adoptar otro nombre, pues según Such el PP parece tener más un problema "semántico" que de contenido. Ayer la ejecutiva del PSPV respaldó las gestiones del grupo parlamentario en las negociaciones para la reforma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de abril de 2005