Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona tendrá 350 policías más de los que hay ahora hasta que lleguen los Mossos

Entre 700 y 800 agentes en prácticas permanecerán en la ciudad de junio a noviembre

Los seis meses que faltan hasta el despliegue de los Mossos d'Esquadra en Barcelona a partir del 1 de noviembre no sólo no supondrán una merma de las plantillas actuales del Cuerpo Nacional de Policía (CNP), sino que habrá unos 350 agentes más de los actuales. Así lo ha anunciado el Ministerio del Interior al delegado del Gobierno en Cataluña, Joan Rangel, quien había expresado su inquietud por que se produjera una reducción de personal. Es decir, por que el despliegue de la policía autonómica produjese un masivo repliegue de la policía del Estado.

Los periodos de transición siempre comportan riesgos y, en este caso, la sustitución de una policía por otra podría haber provocado una situación de vacío que afectase a la seguridad ciudadana. Al final parece que se impondrá el sentido común, después de que cada uno arrimase el ascua a su sardina. El pasado día 22 fue la consejera de Interior, Montserrat Tura, quien durante la celebración del Dia de les Esquadres, festividad de la policía autonómica, reclamó del CNP que vigilase Barcelona hasta la llegada de los Mossos y que los agentes de aquel cuerpo retrasaran hasta entonces su marcha tras el concurso anual de traslados, que se resuelve en el mes de julio.

El delegado del Gobierno en Cataluña, Joan Rangel, replicó de inmediato y se opuso a la petición de la consejera, con la que tiene unas relaciones frías. Y ayer trascendió que unos días antes el Ministerio del Interior, que dirige José Antonio Alonso, ya había adoptado medidas para evitar el vacío de personal que Tura temía para el verano, época en que se produce una gran movilidad en la plantilla.

Concurso de traslados

Según las previsiones oficiales, con el concurso de traslados se marcharán de la ciudad de Barcelona 322 agentes del CNP y sólo uno optará a las plazas que se ofertarán. Es una constante año tras año, debido a la carestía de la vida en Barcelona y el reducido sueldo de los agentes, que en cuanto pueden optan por irse a vivir a otra ciudad más barata, teniendo en cuenta que seguirá cobrando prácticamente lo mismo. A esas 322 bajas por traslado hay que sumar otras 54 por jubilación, lo que en términos oficiales se llama "pase a la segunda actividad".

Es decir, 375 bajas en total si se cuenta la única alta previsible, con lo que la plantilla actual de 2.636 policías en la ciudad de Barcelona quedaría en 2.261 personas hasta la llegada de los Mossos d'Esquadra. Sin embargo, el Ministerio del Interior prevé que el próximo mes de junio lleguen a la ciudad entre 700 y 800 policías en prácticas, que se quedarán hasta el 1 de noviembre, día en que los Mossos se convertirán en la policía ordinaria de Barcelona y a partir del cual patrullarán por toda la ciudad. Tras esa fecha, los policías en prácticas serán distribuidos en otras plantillas. Actualmente, 206 policías que trabajan en Barcelona proceden de otras plantillas en las que ya se han desplegado los Mossos, y además existen otros 295 policías que ya están en prácticas desde hace meses.

El hecho de que entre 700 y 800 agentes en prácticas del CNP se desplacen a Barcelona en junio permitirá mantener las plantillas más o menos estables durante el verano, cuando más falta hacen los policías en la calle debido a la afluencia masiva de turistas.

La llegada de los Mossos d'Esquadra a Barcelona se concretará en unos 2.000 policías más que se sumarán a los 700 que ya tiene este cuerpo en la ciudad, aunque sólo unos 400 patrullan por las calles. Durante el próximo año, el despliegue de la policía autonómica alcanzará a los municipios de Terrassa, Sabadell, Rubí, Sant Cugat, Montcada i Reixac, Cerdanyola, Ripollet, Cornellà, Esplugues de Llobregat y El Prat.

En el año 2007 la policía autonómica completará su despliegue en la provincia de Barcelona y llegará a Sant Feliu de Llobregat, Sant Joan Despí, Mollet del Vallès, Sant Boi, Viladecans, Gavà, Castelldefels y Vilanova i la Geltrú. Quedará sólo la provincia de Tarragona, para la que no existe todavía un calendario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de abril de 2005