El ADO Pekín 2008 se inicia con 11 millones

David Cal, con 85.250 euros, es el deportista con mayor asignación entre los 458 becados en 2005

El deporte español continuará un ciclo olímpico más, el que concluye dentro de tres años con los Juegos de Pekín, el modelo de financiación, estímulo y becas llamado plan ADO que se inventó con vistas a los de Barcelona 92. Un modelo, de todas maneras, corregido y aumentado. En el primer año de su quinta edición, 2005, su presupuesto es de 11,278 millones de euros, lo que supone prácticamente el doble de lo presupuestado en 1997 y un 45,5% más de los 7,74 millones invertidos en 2001, el primer año de la Olimpiada de Atenas. De esa cantidad, 10,5 millones se dedicarán a becas para los deportistas y los entrenadores y 750.000 euroas a reservas y programas adicionales, como los seguimientos técnicos y los controles biomédicos y antidopaje.

El aumento en el presupuesto es superior al experimentado en el número de atletas (incremento del 11%: 458 frente a 410 en 2001) y entrenadores (38% más: 102 frente a 74) becados. Reciben beca este primer año todos los deportistas clasificados entre los ocho primeros en los Juegos de Atenas más otros incluidos en los planes especiales y de los que se considera a cuatro años vista que tienen posibilidades reales de éxito en la cita china.

El piragüista David Cal, con 85.250 euros de ayuda (60.000 por el oro en C1-1000 metros y 25.250 por la plata en C1-500); la amazona Beatriz Ferrer-Salat, con 73.000 (50.500 por la plata del equipo en doma y 22.500 por su bronce individual), y el gimnasta Gervasio Deferr, con 68.500 (60.000 por el oro en salto y 8.500 por el diploma en suelo) son los deportistas que recibirán la gratificación más alta durante este ejercicio.

En la presentación, el secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, recordó que el plan cuatrienal tiene ya asegurados 54 millones de euros, anunció un aumento en el número de becas para 2006 y reiteró la posibilidad de incrementar los ingresos en el próximo ejercicio con la incorporación de más patrocinadores a los 14 actuales con el objetivo de obtener los mejores resultados en Pekín 2008.

"Es un plan ambicioso, riguroso y beneficioso para el deporte español", dijo Lissavetzky; "hay condiciones suficientes para tener buenos resultados, infraestructuras, financiación, buenos deportistas y trabajo riguroso".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS