Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco ONG de derechos humanos censuran la amnistía argelina

Cinco prestigiosas ONG de defensa de derechos humanos -entre las que destacan Amnistía Internacional, Human Rights Watch y la Federación Internacional de Derechos Humanos- publicaron, el jueves por la noche, un comunicado conjunto en el que critican con dureza el proyecto de amnistía general del presidente argelino, Abdelaziz Buteflika.

Hace cinco meses, Buteflika empezó a anunciar que someterá a referéndum una amnistía general con la que quiere pasar la página de la guerra civil larvada que padeció Argelia en la década pasada y que, según él, costó 150.000 muertos.

A finales de marzo, Faruk Ksentini, nombrado por Buteflika al frente de una comisión consultiva de derechos humanos, entregó al presidente un informe en el que reconoce que durante esos años 6.146 civiles desaparecieron a manos de agentes de las fuerzas de seguridad que actuaron por su cuenta y que son "difícilmente identificables".

El informe dará probablemente pie a los familiares de los desaparecidos, en su mayoría islamistas, a pedir indemnizaciones, pero la amnistía puede privarles, según las ONG de derechos humanos, "del derecho a la verdad, a la justicia y a la obtención de reparaciones" morales.

"Algunas declaraciones oficiales", lamentan las ONG en su comunicado conjunto, "indican que la ley [aprobada en referéndum] eximirá de ser investigados a los miembros de grupos armados, de milicias armadas por el Estado y de las fuerzas de seguridad, por los delitos que hayan cometido durante el conflicto, incluidas las graves violaciones de los derechos humanos". En resumen, la amnistía legalizará la impunidad.

Comprometer el futuro

"Una amnistía general", concluyen, "significaría que la herencia del pasado sería a jamás sepultada, lo que comprometería de manera duradera cualquier perspectiva de un provenir plenamente respetuoso de los derechos humanos".

Sin esperar a este comunicado el informe había ya suscitado algunas reacciones negativas en Argelia. "Numerosos testimonios de militares [argelinos] refugiados en Europa no nos dejan lugar a dudas", afirma Nassera Dutur, la portavoz del colectivo de familiares de desaparecidos. "Los asesinatos selectivos, las matanzas colectivas y las desapariciones fueron ordenadas por la inteligencia militar y, después, se las achacó a los grupos armados", asegura.

La Liga Argelina de Defensa de los Derechos Humanos estima, por su parte, que los desaparecidos, unos 18.000, triplican la cifra dada por Ksentini. Sostiene que, por temor a las represalias, muchas familias no se habrían manifestado aún ante las autoridades.

Esta estadística de la Liga no parece descabellada si se tiene en cuenta el testimonio de Abdelkader Tigha, un suboficial exiliado que trabajó en el centro de interrogatorios de Blida, uno de los más activos. Tigha evaluó en unos 4.000 el número de ejecutados sólo en ese centro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de abril de 2005