Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo desestima el recurso de Asaja contra la regulación de vías pecuarias

El Tribunal Supremo ha desestimado el recurso de casación presentado por la organización agraria Asaja contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que daba luz verde al decreto del reglamento de vías pecuarias, elaborado por la Consejería de Medio Ambiente. Asaja recurrió el decreto 1555/1998, de 21 de julio, al considerar que la Administración andaluza debería haber elaborado una ley y no un reglamento para regular las vías pecuarias, según informó ayer en un comunicado la Consejería de Medio Ambiente.

En un fallo dictado el 11 de abril de 2001, la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJA rechazó el argumento de la organización agraria al considerar que la Junta posee la competencia exclusiva en vías pecuarias para regularlas con el instrumento que "estime pertinente", aunque limitada por "el respeto a la legislación estatal de carácter básico".

Asaja también recurrió la recuperación de oficio de las vías pecuarias y la facultad otorgada a la Administración para entrar en propiedades privadas para desarrollar deslindes en estas vías públicas. El TSJA también desestimó estos recursos, al considerar que la Junta de Andalucía "podrá recuperar en cualquier momento la posesión de los bienes de dominio público que se hallen en posesión de terceros".

Para la actual legislatura (2004-08), la Consejería de Medio Ambiente pretende recuperar 6.901 kilómetros de vías pecuarias, la mitad de los cuales se localizan en Cádiz (1.079), Jaén (1.126) y Sevilla (1.307). Además, a partir de las vías pecuarias se ha diseñado un proyecto de "puertas verdes" en ámbitos urbanos con más de 50.000 habitantes y una red de corredores verdes, a semejanza del que ya está ejecutado entre Sevilla, Dos Hermanas, Coria del Río y Villafranca, que mide casi 20 kilómetros.

Andalucía también participa del proyecto europeo ReverMed, que permitirá deslindar vías pecuarias en Portugal, Italia Francia y España, de forma que se pueda transitar a pie, en bicicleta o a caballo desde el sur portugués hasta Italia a partir de 2020.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de abril de 2005