Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Signos

José María Pérez Zúñiga publica 'Breviario', una serie de textos que van del aforismo a la poesía

Como un cuaderno de apuntes en el que el escritor trata de dibujar la realidad, o de rescatar perfiles que circulan alrededor de ella, se presenta el nuevo libro de José María Pérez Zúñiga (1973), que a pesar de haber nacido en Madrid a nadie podría extrañarle encontrar en su biografía el adjetivo "granadino". Después del libro de relatos El círculo, Abraxas y otras ficciones y de la novela Grismalrisk o El juego de los espejos, títulos publicados por la granadina editorial Dauro, Pérez Zúñiga acaba de presentar Breviario, un libro complejo y reflexivo que se mantiene fiel al estilo del escritor. Escritos entre 1999 y 2005, las más de 230 piezas que lo componen oscilan entre el aforismo, la prosa más narrativa, la prosa poética y la poesía.

Un amplio abanico de registros para ahondar en las distintas percepciones de la realidad. "Pérez Zúñiga tiene un extraordinario poder de observación, una increíble capacidad de memorizar lo que ve, oye o piensa...", afirma el escritor Justo Navarro, autor del prólogo de la edición.

Las líneas temáticas de este libro son los sueños, la memoria, la belleza, el amor, el arte, la identidad, la soledad... Y si hubiera que situarlo en torno a un paisaje, ése sería el de Granada. Los textos, como restos de un naufragio en el océano de la realidad más profunda, "van surgiendo al hilo de las experiencias, las lecturas y la intuición. Esto tiene que ver con la forma y a la vez no tiene que ver con ella. Me interesaba, sobre todo, el contenido, como una especie de revelación, no en un sentido religioso, pero sí espiritual", afirma José María Pérez Zúñiga.

El Breviario es sin duda un libro en el que encontrar certezas, por pequeñas que sean, y esas certezas son, en opinión de su autor, "las que pueden proporcionar la lectura y la escritura". En este sentido, y dentro de la concepción que de la literatura tiene el joven narrador, no existe mucha diferencia entre escribir un diario o un diario público. "Si lo que te dices a ti mismo estás dispuesto a decírselo a los demás la diferencia sólo estriba en si cuando escribes o cuando vives eres consecuente con la idea que tienes de ti mismo y del mundo", afirma el autor.

"Me gusta pensar que es un libro para llevar en el bolsillo y abrir en cualquier momento, según sea tu estado de ánimo, y encontrar algo que hable de ti. Los dietarios y los breviarios siempre han sido eso", añade Pérez Zúñiga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de abril de 2005