Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

'Los tres cerditos' cantan a Mozart

'L'òpera dels tres porquets' relata en El Musical el tradicional cuento a través de conocidas obras del compositor austriaco

Aquí los cerdos no gruñen; ni hablan, como en el tradicional cuento de Los tres cerditos, sino que cantan. Y cantan ópera al ritmo de la música que compuso uno de los grandes, para muchos, el más grande, Wolfgang Amadeus Mozart. Pero en el montaje L'Òpera dels tres porquets, que mañana se estrena en el Teatro El Musical de Valencia, las letras de Don Giovanni, Las bodas de Figaro y La flauta mágica han sido sustituidas por el relato en valenciano de las vicisitudes de tres pequeños cerdos frente a un hambriento lobo que quiere comérselos, como hace buena parte de los humanos.

Gran Llop resulta ser un bajo-barítono (dos, en realidad, al alternarse las funciones Vicent Antequera y Santiago Santana) al que los niños, y el público en general, le pueden increpar directamente en un determinado momento del espectáculo producido por Torvaneu, gestora del recinto municipal de El Musical, y el Ayuntamiento de Valencia. Cada uno de los tres cerditos, con nombres de personajes mozartianos y con los que muy presumiblemente se identificará el público, está encarnado por cuatro sopranos (María de los Llanos y María Carmen Fortea, que hacen de Dorotea; y Consuelo Hueso y Laura Ortiz, de Papageno) y dos bajos-barítonos (José Enrique Requena y Carlos Rebullida, de Giovanni).

Una combinación peculiar, atrevida, lúdica y didáctica, que ya ha sido testada, a modo de prueba sobrevenida. Cuenta el director escénico Alexander Herold que los hijos de algunos cantantes asistieron a los ensayos y "se quedaron con la boca abierta y con los ojos como pelotas de golf". Señal de que les ha gustado, como también le puede gustar al público en general, compuesto por "niños de 5 a 80 años", apostilla Herold. Este experto director de escena, responsable de montajes como el Così fan tutte, de Mozart que se vio en Espai Moma, dice estar encantado por cumplir con el deber de dirigir una obra lo "más entretenida posible" y

sobre todo transmitir el legado cultural europeo, que se "olvida" con mucha facilidad en la actualidad pero que es "único", la ópera y la música de Mozart. Herold hizo hincapié en la excelente cantera de cantantes de ópera que hay en Valencia.

El montaje nació de la mano del músico Carlos Amat y de la profesora de Música Ana Lara, autores de la adaptación y del libreto. Ambos propusieron esta producción a Tornaveu. Con ella se estrenan y en ella mezclan la música de Mozart -"el 80% es de Don Giovanni y Las bodas de Fígaro y la obertura de Lucio Silla", agrega- con el propósito de crear un "continuo", dotándolo de "unidad", apunta Amat, director musical de la formación que actúa en directo en las funciones no concertadas con colegios, en las que los cantantes están acompañados por un piano. Ana Lara incide en que el espectáculo es para todos los públicos y confía en que también asistan los niños desfavorecidos de El Cabanyal, donde se ubica El Musical.

Ya se han reservado el 30% del aforo, señalan los productores ejecutivos, Joan Carles Dauder y Toni Benavent. El espectáculo, de 65 minutos de duración, está programado hasta el 17 de abril; de jueves a domingo, a las 19.00 (este domingo habrá función a las 12.00); de miércoles a viernes, a las 11:30. Dada la demanda inicial es posible que se prolongue otra semana.el precio es de cuatro euros (mañanas) y 10 (tardes y fines de semana). El propósito es incluir el espectáculo en los circuitos autonómicos y nacionales, añadieron.

El cantante Carles Rebolleda celebra la oportunidad de cantar y hacer ópera en la ciudad de Valencia para un público infantil y familiar.

La concejal de Cultura, María José Alcón, mostró su satisfacción por "la primera producción" de Tornaveu y el Ayuntamiento y por la calidad y el carácter didáctico del montaje.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de abril de 2005