Crónica:FÚTBOL | 30ª jornada de Liga
Crónica
Texto informativo con interpretación

El Deportivo vence con poco motor

Al Deportivo le falta motor, ya no es el equipo arrollador y temible de antaño, esa roca casi inexpugnable que empequeñecía a sus rivales con un juego demoledor. Al Deportivo le puede toser ahora un conjunto como el Levante, con su juego aseadito y poca cosa más. Del estadio Ciutat de València, el grupo de Irureta salió ayer indemne porque los delanteros del Levante están reñidos con el gol, con la pelota y con ellos mismos. Un caso flagrante es el del búlgaro Manchev, protagonista de las mejores ocasiones de su equipo: erró tres clamorosas, todas en el segundo tiempo. Para entonces, el Deportivo ya disfrutaba de ventaja merced al discutido tanto de Tristán, en fuera de juego, al filo del descanso. La ayuda arbitral pervirtió el desarrolló el partido, con consecuencias nefastas para los locales.

LEVANTE 0 - DEPORTIVO 1

Levante: Mora; Pinillos, Alexis, Jesule, Harte (Cuéllar, m. 83); Diego Camacho, Tito (Manchev, m. 46), Juanma, Jofre; Rivera y Sergio García (Reggi, m. 65).

Deportivo: Munúa; Manuel Pablo, Coloccini, Andrade, Romero; Víctor, Mauro Silva, Sergio, Munitis (Capdevila, m. 72); Valerón (Fran, m. 77); y Tristán (Luque, m. 86).

Gol: 0-1. M. 41. Tristán aprovecha su situación de fuera de juego para marcar muy cerca de meta tras un pase de Munitis desde la banda.

Arbitro: Esquinas Torres (madrileño). Amonestó a Munitis.

17.969 espectadores en el estadio Ciutat de València.

A Schuster le entró el canguelo, como ya le ocurrió ante el Madrid, y alineó a un solo atacante, Sergio García. Éste, aislado, fue incapaz de superar a Coloccini y Andrade, que formaron un muro indestructible. Por el centro se obcecó en entrar el Levante, que apenas explotó las bandas. Craso error, porque cuando lo hizo, metió en problemas al Deportivo, al que le faltó autoridad y juego para marcar el ritmo del choque.

El fútbol lo puso Rivera, a quien distingue su claridad de ideas. Sabe cuándo debe jugar al primer toque y cuándo conducir. Nunca se enreda en regates imposibles. En el primer tiempo dio dos pases de gol que acabaron desperdiciando Sergio García y Pinillos. La única señal de peligro que había dado el Depor hasta ese momento fue un remate de espuela de Tristán a pase de Víctor.

Al Deportivo se le puede hoy día tutear, pero no conviene subestimarle. Eso hizo Jesule, quien falló un pase en el medio campo que desembocó en el gol de Tristán. Esta fue la diferencia entre uno y otro. Mientras el Levante se trabajaba cada jugada, cada acción ofensiva con mimo y paciencia, el Deportivo trataba de sacar petróleo de los errores locales. En medio de esa pugna, Manchev dio un curso de incompetencia: primero encaró sin éxito a Munúa, que rechazó el tiro del búlgaro cuando éste había hecho lo más difícil, superar a los centrales deportivistas; y luego se ofuscó un par de veces en el área, provocando el cabreo de la grada, que le recriminó su falta de tino.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS