Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Profesionales de Telemadrid detallan las manipulaciones de un reportaje sobre la matanza

Los profesionales de Telemadrid han examinado minuto a minuto el reportaje Cuatro días que cambiaron España, emitido por la cadena el pasado 14 de marzo. El Consejo Provisional de Redacción -órgano compuesto por tres periodistas elegidos por la asamblea general hace dos semanas y sin legalidad jurídica- afirma que aquel trabajo contiene "evidentes manipulaciones". Un informe hecho público esta semana cita, por ejemplo, que en el relato cronológico de los hechos, las apariciones de Aznar fechadas en el especial de Telemadrid a las 10.06, a las 11.05 y a las 14.30 del 11 de marzo, corresponden en realidad a "una única comparecencia pública" de Aznar, realizada ese día a las 14.40.

En el bloque dedicado al día 12, y tras varias imágenes de familiares de las víctimas en el pabellón de Ifema, el narrador y autor del trabajo (José Antonio Ovies) afirma: "A primeras horas de la madrugada del viernes, los forenses dan por terminadas las autopsias de las 191 víctimas. Después del esfuerzo, sin tiempo para el descanso, la directora del Anatómico Forense desmiente las informaciones que hablaban de suicidas entre las víctimas". A continuación, se emite un fragmento de la comparecencia de la directora del Anatómico Forense, Carmen Baladía, en la que dice que los análisis del ADN a los cadáveres demuestran la inexistencia de suicidas. "Esta rueda de prensa es del 23 de marzo, 11 días más tarde de lo expresado en el reportaje", precisa el informe.

El director general de Telemadrid, Manuel Soriano, explicó ayer que las críticas de los trabajadores no tienen "justificación ni fundamento", son "banales" y "ponen el nombre de Ovies en la picota". En su opinión, las denuncias "deterioran y dañan a una institución y mi deber es defenderla". Soriano agregó que el denominado comité provisional "no ha sido elegido por nadie, ni representa a nadie".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 31 de marzo de 2005