Rajoy asegura que la crisis de los populares valencianos está superada

El presidente del PP elude dar explicaciones sobre el 'caso Fabra'

El presidente nacional del PP, Mariano Rajoy, aseguró ayer en Valencia que la crisis de los populares valencianos está superada. Durante una jornada festiva, en la que estuvo acompañado por el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, el líder nacional del PP aseguró que sus correligionarios en la Comunidad Valenciana lo están haciendo bien y se mostró "muy satisfecho" de la situación.

Rajoy mostró ayer su satisfacción por el trato que le dispensan en Valencia Camps y Barberá y respondió a los halagos reiterando la promesa de que ejecutará el trasvase del Ebro si es elegido presidente del Gobierno. El dirigente popular volvió a reiterar que lo que ha hecho el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero al derogar el trasvase es "una enorme tropelía".

Según el dirigente del Partido Popular, el Gobierno socialista sólo ha generado en la Comunidad Valenciana "tres o cuatro conflictos absolutamente gratuitos", de los que citó el "lío" creado con el valenciano y el catalán y la "ocurrencia" del presidente del Consejo de Estado al afirmar que Cataluña "es una comunidad que se extiende por otras comunidades autónomas".

El PP reforzó ayer su discurso en defensa del trasvase con un acto en la sede del PP protagonizado por el consejero de Infraestructuras, José Ramón García Antón, y la diputada en el Congreso María Ángeles Ramón-Llin, quien insistió en que "ningún informe ha logrado constatar la inviabilidad del Plan Hidrológico Nacional", en referencia al rechazo mayoritario que sufrió el jueves en el Congreso de los Diputados la enmienda presentada por el PP a la totalidad de la ley que modifica el PHN y deroga el trasvase del Ebro.

El consejero de Infraestructuras, José Ramón García Antón, insistió en la postura "radicalmente opuesta" del Consell respecto del programa AGUA que desarrolla el Ministerio de Medio Ambiente, aunque matizó que la Generalitat valenciana primará el apoyo a cualquier iniciativa que contribuya a mejorar el suministro en la Comunidad Valenciana por encima de los debates políticos.

Mariano Rajoy evitó ayer pronunciarse sobre la situación judicial del presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra. El líder popular afirmó ayer que no conoce ni sabe cómo está la causa abierta en el Juzgado de Primera Instancia número 1 de Nules, en la que está imputado el presidente Fabra, por uno o varios delitos contra la Administración pública. Un proceso que ha colocado en situación de imputado a otras personas, entre las que figura algún alto cargo del Generalitat. El presidente nacional del PP argumentó que ignoraba si el PSPV le había pedido una explicación pública sobre el caso Fabra. "Si me la ha pedido no me han escrito ninguna carta ni me han dicho nada, ni sé cómo está ese tema", dijo Rajoy, que añadió que si el caso Fabra "continúa, pues qué quiere que le diga, es que no me lo conozco".

En sus declaraciones, realizadas durante la visita a la falla de Nou Campanar, la ganadora del primer premio de la categoría especial y que tiene como fallera mayor a Irene Villa, superviviente de un grave atentado etarra en 1991, Mariano Rajoy también se pronunció sobre la posibilidad de que Batasuna se pueda presentar a las elecciones autonómicas vascas mediante candidaturas encubiertas. "Dejar que se presente Batasuna sería dar un paso atrás en la lucha contra el terrorismo", sentenció el dirigente del PP, Mariano Rajoy.

"Fiesta española por excelencia"

Mariano Rajoy se tomó ayer el día festivo y viajó a Valencia con un programa de actos organizado por Rita Barberá y Francisco Camps que incluyó una visita al monumento fallero ganador, el de Nou Campanar; una segunda visita a la falla de Convento Jerusalén, a la que pertenecen destacados campistas como el senador Pedro Agramunt; y la presencia en el balcón del Ayuntamiento para presenciar la mascletà. Luego almuerzo y paseíto hasta la plaza de toros para presenciar el noble arte del toreo.

Rajoy -como otra de sus personas de confianza, la ex ministra de Sanidad Ana Pastor, que asistió a la mascletà el día anterior- reconoce que la hospitalidad que le otorga el PP valenciano, que sigue conservando un poder absoluto en la Generalitat y en el Ayuntamiento, es excepcional. Y si es en fiestas, todavía más. "Cada vez la gente está más simpática, más alegre, más encantadora y más guapa, y por tanto, no puedo decir otra cosa más que estoy encantado de estar aquí", recalcó el líder popular.

El presidente nacional del PP, que ha multiplicado sus visitas a Valencia desde que Camps ostenta la presidencia de la Generalitat, aseguró ayer que las Fallas son "la fiesta española por excelencia". Durante su visita y, especialmente, en el balcón del Ayuntamiento de Valencia, estuvo arropado por toda la cúpula del PP en la Comunidad Valenciana, a excepción del presidente de la Diputación de Alicante, José Joaquín Ripoll.

Paradójicamente quien este año no estará en los actos falleros de la capital será el portavoz popular en el Congreso de los Diputados y parlamentario por Valencia, Eduardo Zaplana, que ayer estuvo arropado por varios cargos valencianos durante la entrega de una distinción en Cádiz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de marzo de 2005.

Lo más visto en...

Top 50