Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ortega se compromete con Álvarez a dejar su escaño a final de mes

La demora en la renuncia impide al PA visualizar la renovación en el partido

El ex secretario general del Partido Andalucista (PA), Antonio Ortega, anunció ayer que renunciará a su escaño en el Parlamento andaluz antes de que se apruebe el próximo día 30 el paquete de leyes de impulso democrático, que prevé cesantías para altos cargos políticos de la Junta. Ortega comunicó esta decisión tras mantener una reunión de algo más de media hora con el actual líder andalucista, Julián Álvarez.

Ortega compareció en conferencia de prensa junto a su sucesor para explicar que no le gustaría presentar su renuncia "el día después" de que se apruebe una ley que permite retribuciones porque "esa no es mi intención; sino quedar excluido" de las mismas.

No obstante, el paquete de leyes al que hace referencia Ortega no le afecta a él ni a los diputados. La cesantías de los parlamentarios, que podrán percibir un mínimo de tres meses de indemnización y un máximo de 12 en función del tiempo que hayan pertenecido a la Cámara, se va a regular a través de un acuerdo de la Mesa del Parlamento. Este acuerdo se producirá, previsiblemente, después de que se apruebe el citado paquete de leyes y su fecha de aplicación es la del pasado 1 de enero. Será entonces cuando Ortega pueda comunicar a la Mesa si renuncia o no a ese derecho.

Pese a todo, Ortega se empeñó ayer en relacionar las leyes de impulso con su situación. "No es mi objetivo tener derechos a una pensión o retribución, prefiero ser el último diputado al que estas leyes no le coja", insistió.

Ortega concretará su renuncia después de la Semana Santa, ya que según el Reglamento de la Cámara ésta debe ser presentada "personalmente" ante la Mesa del Parlamento. "Se acabó; se corre el telón; empieza una nueva función", dijo Ortega a los periodistas con ojos llorosos.

Julián Álvarez le agradeció los servicios que ha prestado al partido, que dimitiera antes de las leyes de impulso, "y este nuevo servicio de paso atrás" para facilitar la labor de la nueva dirección, que resultó ganadora en el último congreso, con la derrota de Ortega.

La demora de Ortega en tomar esta decisión, que él mismo ofreció nada más perder el congreso, ha impedido que los andalucistas visualicen el nuevo cambio interno ya que la sustituta del también ex consejero no ha podido asumir la portavocía.

El secretario general del PA confió en que su antecesor en la secretaría general pueda prestar nuevos servicios "desde un nuevo sitio; con su gran experiencia, bagaje y conocimientos", si bien Antonio Ortega, al ser preguntado por sus nuevas dedicaciones contestó con cierto humor que "a la jardinería".

Ortega confesó que le hubiera gustado acabar su labor en la ponencia de reforma del Estatuto de Andalucía. Sobre los militantes que le han pedido que continúe y que incluso abandere una oposición interna en las filas del PA, confesó que eso es "lo que mayor desgarro interno" le causa y añadió: "Me piden que continúe y me dicen 'yo te voté a ti'; pero yo les pido a ellos que me entiendan: tengo la obligación y el derecho de retirarme".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de marzo de 2005