Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

17 de las 21 juntas de distrito son inaccesibles para discapacitados

El PSOE denuncia que un centro para mujeres inaugurado en febrero está lleno de escalones

Los concejales socialistas Pedro Zerolo y Carmen Sánchez Carazo aseguraron ayer que "sólo" cuatro de las 21 juntas municipales de distrito del Ayuntamiento cumplen con la normativa de accesibilidad para personas discapacitadas. Además, el 50% de los centros de servicios sociales es inaccesible. El último edificio municipal en incorporarse a este listado negro ha sido el centro integral para la mujer inaugurado el 18 de febrero en el barrio de Chamberí.

Una mujer de 60 años se aferra a la barandilla y comienza a subir lentamente, con pesadez, un empinado bloque de 10 escalones. Al llegar arriba, resopla y entra en el primer centro integral para la mujer de Madrid (el María Zambrano), que el Ayuntamiento de Madrid inauguró el 18 de febrero en el número 44 de la calle de Andrés Mellado. Ésta es la primera barrera arquitectónica con la que deben enfrentarse las visitantes a este centro, pero una vez dentro continúan: más escaleras y un baño, supuestamente preparado para minusválidos, pero demasiado estrecho para maniobrar con una silla de ruedas. Ninguna de las 100.000 madrileñas que padecen alguna discapacidad podrían acceder al centro integral para la mujer.

Lo denunciaron ayer, a la puerta del centro, el concejal socialista de Servicios a la Ciudadanía, Pedro Zerolo, y la edil del PSOE responsable de Salud y Discapacidad, Carmen Sánchez Carazo, que también tiene problemas de movilidad. Aseguraron que el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, incumple el compromiso de garantizar la supresión de las barreras arquitectónicas en los edificios públicos.

"Está fuera de toda normativa y legalidad. Es una falta de responsabilidad que aquí no puedan acceder personas discapacitadas", afirmó Zerolo. Este edificio, según los ediles socialistas, atenta con la norma del alcalde en cuatro aspectos: accesibilidad, escaleras mal diseñadas e iluminadas, aseo inutilizable, y no se eliminan barreras para personas con problemas de visión o audición.

Los concejales explicaron que éste es sólo un caso más del incumplimiento reiterado del Ayuntamiento de su propia ley, ya que, según un estudio realizado por la Federación de Asociaciones de Minusválidos de Madrid, "sólo cuatro de las 21 juntas municipales de distrito son accesibles, y sólo el 50% de los centros de servicios sociales cumple las normas del Ayuntamiento".

El María Zambrano costó 683.000 euros al Consistorio y está ubicado en un antiguo colegio. Asunción Miura, responsable municipal de Igualdad, se presentó en el centro cuando le avisaron de la presencia de los periodistas y los concejales y aseguró que lleva "más de un año buscando soluciones", pero que no ha podido adaptar el edificio "porque es un inmueble catalogado" y no está permitido "modificarlo, ni poner rampas porque invadían la acera".

"La alternativa era abrir el centro en estas condiciones o no abrirlo, y hemos optado por lo primero", se excusó Miura. También aseguró que se están construyendo otras tres instalaciones como ésta en Carabanchel, San Blas y Villaverde, todas ellas accesibles para personas con discapacidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de marzo de 2005